Izquierda Unida, ha emitido un comunicado exponiendo una serie de medidas que llevan en el programa de “Adelante Andalucía” de cara a las elecciones andaluzas, en coalición con Podemos, Izquierda Andalucista y Primavera Andaluza, las cuales dicen que es muy beneficioso para la ciudad de Linares.

El partido izquierdista hace “un llamamiento razonado y razonable” para que el pueblo se organice contra los males económicos y políticos que asolan nuestra ciudad en los últimos años, que “han traído paro, contratos con salarios pequeños y jornadas de trabajo largas, emigración de nuestra juventud a otras regiones y a otros países, pensiones que no suben ni siquiera el IPC…”, todo ello dicen, por la crisis del Ayuntamiento, gobernado hoy por una mayoría de concejales y concejalas tránsfugas, con apoyo de los partidos de derecha PP, CILUS y C´s”.

Aseguran que el progreso solo vendrá “con propuestas justas, acertadas, y fuerza suficiente para defenderlas en la calle y en las instituciones”, y que ellos las tienen. Defienden que su Programa de Gobierno contiene propuestas que benefician a Linares, como en materia de reindustrialización, donde proponen “una batería de propuestas del sector público para tirar también del sector privado; por ejemplo: generar un consorcio público industrial, que funcione por un lado como motor del proceso de reindustrialización de Andalucía, y por otro como embrión de un sector público industrial, que permita un papel central de lo público en la economía”, y apostillan que en dicho consorcio participarán los sindicatos del sector. Además de ello, dicen que su programa contiene numerosas medidas sobre pensiones, servicios públicos, igualdad de género, sanidad y enseñanza. Concretamente en el ámbito sanitario, aseguran que destinan el 7% del PIB.

En su comunicado también se han referido a la propuesta de la Plataforma ciudadana ‘Todos a Una por Linares’ que pretende que se haga efectivo el voto nulo en las elecciones del 2 de diciembre, repartiendo unas papeletas que llevan escritas una serie de reivindicaciones, de lo que dicen que parten de la premisa de “que todos los partidos son iguales, pero, además de ser injusto e incierto, si no se cambia el voto, restar votos válidos a todos supone repartir los escaños de la misma manera, más o menos. Repartir los escaños de la misma manera es mantener lo que hay”.