El Tecnigen Linares logra un empate ante Hujase (3-3) gracias a los puntos de Istrate, Medina y una Andrea Benítez que demuestra que el CEEDA de Linares y el Centro de Tecnificación dan sus frutos.

Partido importante el que se disputaba esta mañana en Jaén. El Tecnigen Linares necesitaba un triunfo que le acercara a Europa y le alejara de los puestos de descenso, pero el empate deja un sabor dulce por como se ha conseguido y por lo que significa.

Se ha conseguido en un sexto punto en el que la joven Andrea Benítez lograba superar a nuestra ex-jugadora Paula Bueno (2-3), poniendo así el definitivo 3-3 en el marcador global. La campeona de Andalucía Cadete ha rendido a un nivel espectacular a sus 16 años. Si, solo 16 años y ya aporta puntos en Superdivisión para el Tecnigen Linares.

Y significa, seguir con margen por encima de la zona de descenso, vencer el average a Hujase y dar un pasito adelante a la espera de recuperar nuestro mejor nivel, algo que debe suceder en las próximas semanas.

El encuentro comenzaba con un duelo entre Roxana Istrate y la guatemalteca Lucía Cordero. Nuestra capitana lograba imponerse en un duelo que comenzó venciendo la jugadora de Hujase, que llegaba lanzada tras realizar un excelente torneo en Sudamérica, pero Roxana no se dio por vencida y desplegando su máxima energía, lograba imponerse (1-3) dando así el primer punto al Tecnigen.

Era el turno de Andrea Benítez en su primer partido. Enfrente, una Irina Ermakova que hoy ha sostenido a Hujase. La joven jugadora sucumbía ante la jugadora rusa, que ponía el 1-1 en el general. El punto entre las Paulas (Bueno y Medina) cobraba especial importancia, ya que quien se lo anotara, pondría en ventaja a su equipo. El primer set se lo anotaba Bueno con cierta diferencia, pero Medina reaccionó y no dio opción alguna a su oponente en los tres siguientes, anotando el 1-2 en el global gracias a ese triunfo particular (1-3). Al ecuador del encuentro se llegaba con triunfo para las nuestras.

El cuarto punto iba a marcar el devenir del encuentro. Se enfrentaban Roxana Istrate e Irina Ermakova. Nuestra capitana se anotaba el primer set, mientras que Ermakova hacía lo propio con el segundo. Istrate recuperaba la ventaja en el tercero, pero la rusa de Hujase lograba la igualada en el cuarto, donde un polémico punto (que parecía haber entrado) en el tramo decisivo del set, castigó a nuestra jugadora, que también caía en el quinto y definitivo (3-2), reflejándose las tablas en el general (2-2). En ese momento, todo parecía indicar que las locales eran favoritas, pero el Tecnigen no había dicho su última palabra.

Paula Medina disputaba el quinto punto ante Lucía Cordero, que adelantaba a Hujase en el marcador (3-2) tras vencer 3-1 a nuestra jugadora. Solo quedaba un encuentro y las locales se ponían por delante en el marcador por primera vez en el encuentro.

Llegaba el punto del duelo entre españolas. El decisivo. Vencía Hujase o empataba el Tecnigen. La experiencia de Paula Bueno frente al trabajo, la garra y la ilusión de la Campeona de Andalucía de categoría cadete; Andrea Benítez. La joven jugadora del Tecnigen Linares comenzaba venciendo el primer set, pero Paula Bueno lograba remontar y ponerse 2-1 arriba. Momento delicado para nuestro equipo, pero ya se sabe que la ilusión mueve montañas, y Andrea sabía que el Tecnigen se jugaba mucho. La presión era un factor en contra, pero bien dirigida desde el banquillo por Roxana, Paula y Claudia, Andrea se sobreponía a todas las dificultades. En el cuarto set pudo igualar el punto, llegando así a un quinto en el que las de Jaén buscaban salir del pozo y meter a las nuestras, y las de Linares dar un paso adelante manteniendo las distancias con Hujase (venciendo el average particular)

Ahí salió a relucir la madurez de Andrea, que a sus solo 16 años, lograba llevarse el punto para Linares, logrando un empate que sabe a oro para el Tecnigen. Toca seguir remando porque el objetivo sigue siendo acceder a plazas europeas, pero la realidad nos indica que primero hay que alejarse del descenso. Con este triunfo se mantiene la ventaja con Hujase, y en caso de empate a final de temporada, las nuestras saldrían beneficiadas.

Con este empate, y este triunfo de Andrea, el CEEDA y el Centro de Tecnificación de Linares demuestran que dan los frutos que el Club desea. Hoy le ha tocado a Andrea, pero otras semanas son otras jugadoras las que disfrutan de la experiencia. También en el equipo masculino, donde hay jugadores de 15, 16 ó 17 años que cuando es preciso, suben al primer equipo y dan alegrías al Tenis de Mesa linarense. Cada año son más los deportistas que llegan a nuestra residencia desde diferentes partes del mundo. Y por supuesto, los peques, que cada día son más. Los nuevos aprenden y se divierten, y los que llevan más tiempo, cosechan éxitos sin dejar de divertirse. El plan continúa…

La próxima semana recibimos al Museo de la Almendra, líder de la categoría. Pronto podremos ampliar la plantilla para tratar de seguir escalando posiciones. Ganando, empatando o perdiendo, seguimos disfrutando de esta pasión y esta locura por el Tenis de Mesa.