El Hospital ‘San Agustín’ de Linares ha realizado en lo que va de año a 360 visitas a pacientes con ostomía en su consulta especializada de forma presencial. La responsable de esta consulta es Mayra Hervás García, enfermera experta en estomaterapia. Los pacientes que no han podido desplazarse a consulta, por permanecer en aislamiento domiciliario, han recibido atención telefónica o telemática, recibiendo recomendaciones para su cuidado, tanto al paciente como a sus familiares. De la misma forma, también los pacientes con ostomía, ingresados por Covid-19, han recibido atención y seguimiento por nuestra experta en ostomías durante su ingreso.

“La labor de la enfermera estomaterapeuta es esencial para el cuidado del paciente con ostomía, desde el preoperatorio, donde se recibe al paciente, realizando una valoración integral de la persona, iniciando la educación sanitaria y buscando el lugar más idóneo para la construcción del estoma, es decir, se realiza el marcaje del estoma, seguimiento intrahospitalario, y se prepara al paciente para el alta y su posterior seguimiento en consulta, acompañándolo durante toda su vida, con el fin de garantizar una máxima calidad de vida”, ha indicado Mayra Hervás. Su intervención es fundamental en las distintas fases del proceso asistencial desde la etapa de prevención pasando por el diagnóstico, tratamiento quirúrgico, rehabilitación y seguimiento tras el alta hospitalaria.

La actuación de la enfermera experta en estomaterapia es fundamental para el cuidado integral de las personas con ostomía, al mismo tiempo que se normaliza el día a día de estas personas. El trabajo de la estomaterapeuta abarca además la formación a otros profesionales y participación fundamental en la investigación en el ámbito de la ostomía.

Una ostomía es una intervención quirúrgica cuyo objetivo es crear una comunicación artificial entre una víscera y el exterior. Pueden ser respiratorias como las traqueostomías, de alimentación como gastrostomías o yeyunostomías o de eliminación, dentro de las de eliminación pueden ser digestivas por las que se elimina materia fecal como son las colostomías y las ileostomías o urológicas que en este caso lo que se elimina es orina, en las ostomías de eliminación estos fluidos eliminados son recogidos en una bolsa. Estas ostomías pueden tener además un carácter temporal o permanente y, en general, se realiza en el intestino delgado, en el intestino grueso o en las vías urinarias.

La realización de la ostomía puede abarcar cualquier rango de edad, las patologías causantes van desde malformaciones en la gestación, patologías digestivas del recién nacido, enfermedades inflamatorias, cáncer colorrectal o por un traumatismo.

Desde esta consulta se ofrece una asistencia integral, ya que se presta atención tanto en la fase preoperatoria con formación y educación para el autocuidado, como en el postoperatorio, ayudándolos con la elección del dispositivo que mejor se ajuste a sus necesidades y asesorándolos para que puedan llevar una vida autónoma y saludable.

 

Baños adaptados

El Hospital ‘San Agustín’ de Linares cuenta con un baño adaptado a personas con ostomía, uno de los 21 construidos en la provincia, que ha supuesto una inversión de 150.000 euros.

Estos baños cuentan con accesorios como lavabo dentro del propio aseo, una superficie para el material preciso para el cambio de la bolsa de ostomías, un espejo de mayor tamaño, punto de agua con ducha, grifo de tipo gerontológico, colgador para disposición de bolsa de irrigación o similar, o un contenedor donde desechar la bolsa que se han retirado, en caso necesario.

Esta mejora se enmarca dentro del Plan de Accesibilidad en nuestros centros sanitarios, en el que se ha previsto la adaptación de sus infraestructuras en función de la diversidad funcional, orgánica y sensorial de los usuarios.

Las instalaciones realizadas suponen un gran avance para estos pacientes que, debido a diversas lesiones, defecan u orinan en una bolsa adherida a su abdomen a través de un orificio del que asoma un trozo de intestino denominado estoma. La adaptación de este baño permite a estas personas (los afectados por este procedimiento evacuatorio) adoptar una postura natural para sus necesidades de vaciado y cambio de bolsa, además facilita un uso adecuado e higiénico de las instalaciones sanitarias.

Para su identificación, estos baños disponen de un distintivo diferente a los convencionales agrupando en el mismo a ambos sexos e incluyendo un dibujo de una bolsa a la altura del estómago de la figura. Este símbolo refleja que está destinado a hombres y mujeres con ostomía.