La Policía Nacional confirma el fallecimiento del hombre que recibió una paliza en Linares. Un fatal desenlace que deriva en que el presunto agresor es ahora además acusado por un presunto homicidio.

Tal como informábamos en el día de ayer, agentes de la Policía Nacional adscritos al Grupo de Estupefacientes de la Comisaría de Linares, detuvieron  a un joven como presunto autor de una brutal agresión a un hombre. Le asaltó en la vía pública dándole una paliza para después darse a la fuga. La víctima fue deambulando por la calle hasta llegar al domicilio de su expareja. Trasladado hasta el hospital fue intervenido de las gravísimas lesiones sufridas. Los facultativos temen por su vida.

En Comisaría se recibió una llamada de una mujer manifestando que, al parecer su hermano había recibido una paliza y que en esos momentos estaba siendo intervenido quirúrgicamente de urgencia en el hospital, encontrándose extremadamente grave, temiendo incluso por su vida. De inmediato los agentes se desplazaron hasta el centro hospitalario entrevistándose con la médico de urgencias manifestando a los agentes que presentaba diversas lesiones graves, entre ellas; bazo roto, neumotórax y varias costillas fracturadas.

Los investigadores consiguieron localizar a un testigo clave para intentar poner luz a la agresión. Al parecer, la víctima fue supuestamente asaltada por el arrestado cuando se encontraba en la vía pública. Sin apenas mediar palabra le comenzó a dar golpes por todo el cuerpo. Tan intensa fue la paliza que la víctima quedó a priori tendida en el suelo, para después deambular por las calles hasta llegar al domicilio de su expareja quien le trasladó al centro médico donde su situación empeoró, siendo trasladado hasta el hospital en una ambulancia donde fue intervenido de urgencia.

Los agentes identificaron al presunto agresor; se trataba de un joven de 25 años con antecedentes policiales que fue localizado y detenido en las inmediaciones de su domicilio. Al parecer el “motivo” de la brutal paliza fue una deuda de 300 euros. El arrestado fue puesto a disposición de la autoridad judicial que decretó su ingreso en prisión.