La Plataforma de Afectados por la Hipoteca y la Asociación Andaluza de Barrios Ignorados lamentan el fracaso institucional en proteger a las familias más empobrecidas en medio de la pandemia. Lamentan así, la acción que ha conducido al juzgado mixto número 2 de Linares a desahuciar a una mujer que ha perdido su vivienda con la mayoría de sus enseres dentro. Lamentan enormemente no haber podido paralizar el lanzamiento el martes 13 de julio en diálogo con la comisión judicial asistente al desahucio. Lamentan enormemente que con la pandemia se estén acelerando los procesos de injusticia.

Se produce el desahucio con el conocimiento de que se impiden los desahucios hasta el 9 de agosto de 2021, según el decreto-ley 8/21 de mayo por el que se adoptan medidas extraordinarias aplicables a situaciones de vulnerabilidad social y económica en materia de vivienda. Se produce el desahucio con el conocimiento de que esta mujer tiene un informe de vulnerabilidad emitido por el ayuntamiento de Linares, según indica la abogada de la afectada. Se produce el desahucio con el conocimiento de la existencia de la enfermedad reconocida de la afectada. Se produce el desahucio aun cuando esta mujer ha abonado a Caixabank más de 80.000 euros durante 7 años. Se produce el desahucio aun cuando se ha solicitado por parte de la abogada un alquiler social a esa entidad que ha recibido ingresos familiares durante todo este tiempo y que se dejan de abonar cuando aparece un problema económico. Se produce el desahucio aun cuando se presentan dos escritos en el juzgado el mismo día del lanzamiento, el 13 de julio, solicitando un mes para poder seguir intentando negociar con el banco un alquiler social y, así, poder desalojar el inmueble debidamente.

Miembros de la PAH y AABI, familiares y amigos han acompañado a una mujer, que no entendía cómo se había podido producir el desahucio cuando el viernes 9 de julio su abogada le aseguró a ella y a la PAH que la situación con el banco avanzaba bien y que el lanzamiento, a la luz del decreto, con probabilidad se paralizaría.

Tampoco se lo explicaba el representante de Caixabank que asistió junto con la comisión judicial a su primer lanzamiento, según él indicaba a los asistentes, y que no entendía cómo no se había podido negociar un alquiler social.

Los miembros de la Plataforma seguirán acompañando a familias frágiles que por motivos económicos pierden sus viviendas. Seguirán intentando ayudar al cambio de las instituciones para que hagan lo que deben de hacer, seguirán saliendo de sus casas días de mucho calor para cultivar amistad social con las familias que viven la precariedad y la falta de cobertura social, seguirán cantando como lo hicieron el 13 de julio junto a Caterina canciones en la puerta de su casa reivindicando la paralización de un desahucio.

La PAH agradece el desplazamiento de gentes de Jaén de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y AABI a la ciudad de Linares y también la participación de familiares, amigos, vecinos y gentes solidarias de Linares, que construyeron en un momento difícil fraternidad en búsqueda de justicia auténtica. Ante tanta postración desde la PAH y AABI se afirma que si no se deducen medidas a aplicar por la administración competente cuando se produce un lanzamiento de una familia vulnerables se incumple con lo dispuesto legalmente: una alternativa habitacional a familias en riesgo de exclusión.

Hacen un llamamiento a la administración local y autonómica para que se aplique el escudo social anunciado donde sea necesario cuando existen lanzamientos. El martes 13 de julio el escudo social brilló por su ausencia. “Hacemos un llamamiento a las gentes solidarias para impedir desahucios en sus barrios, en sus comunidades, en sus ciudades. Hacemos un llamamiento a soñar una fraternidad local para que ningún vecino ni vecina quede a la intemperie”, concluyen desde la Plataforma de Afectados por la Hipoteca .