Los psicólogos aconsejan ante un estado depresivo, de desánimo, en el que la persona no encuentra mucho sentido a su vida, sentarse, coger un folio en blanco, dividirlo por la mitad con una línea vertical y escribir a un lado las cosas negativas que hay en la vida de ese individuo y, en el otro, las positivas.

Este observador casual hará lo mismo con el tan manido COVID 19, comenzando por las negativas, para concluir con las positivas.

NEGATIVAS:

* A nivel personal, el Covid ha creado desconfianza y aislamiento, características que la sociedad del siglo XXI, sin necesidad de virus alguno, ya estaba desarrollando a pasos agigantados en sus individuos. Hay miedo a relacionarse con los demás. Sobre todo si son desconocidos, a tocar cosas como puertas, productos de supermercados, a socorrer a un desconocido que necesita ayuda, a salir a la calle, a conocer gente, lo que obliga a que las nuevas relaciones afectivas, amor y amistad, se desarrollen con personas de un entorno muy cercano y reducido, favoreciendo la endogamia, las infidelidades, etc.

Las secuelas que están por llegar aún son imprevisibles. Se habla de un aumento significativo en un futuro no muy lejano de la depresión como nueva epidemia en Occidente. Alguna generación ha perdido unos años preciosos de su vida para su desarrollo personal y social, otras aún no conocen lo que es un parque infantil. Otras han generado tal ira y ansiedad que pueden tener reacciones violentas incontroladas ante cualquier nimiedad (póngase al volante, conduzca una hora por la ciudad, anote sus reacciones ante el comportamiento de otros conductores o peatones).

En general, sensación de incertidumbre ante todo lo que ha de venir, provocando ira, hastío y ansiedad.

* A nivel sociofamiliar, el Covid ha conseguido separar a las familias, a que sus miembros pasen largas temporadas sin verse físicamente, a echar de menos más de lo conveniente a los demás o, en el peor de los casos, a acostumbrarse a no echarlos nada en absoluto de menos, por ser lo habitual no verlos.

Por supuesto, las pérdidas personales son el primer gran factor negativo del Covid, pero eso se sobreentiende.

A muchas personas les ha roto su lineal vida, aplazando eventos importantes para ellas (bodas, comuniones, fiestas, búsqueda de empleo, cursos de formación, etc.)

* A sensu contrario, el Coronavirus ha provocado que muchas personas saquen lo peor que llevan en su interior, o a mostrarse tal y como son en grado superlativo. Por ejemplo, faltando el respeto a los demás al no cumplir las medidas preventivas establecidas, desde el no uso de la mascarilla, hasta la no vacunación, pasando por reuniones numerosas, con desconocidos, etc.

* A nivel general son muchas las desventajas:

– Teletrabajo: Menor empleo, dejadez en funciones públicas con la excusa del COVID.

– Deficiencias en Sanidad (la gente se muere de otras cosas, no solo de COVID): Menos dedicación a enfermedades esenciales, poca atención primaria (por falta de personal, no por culpa de los sanitarios, entiéndase así)

– Gravamen económico para las arcas del Estado (impuestos ciudadanos, claro) con mayor desempleo, ERTES, etc.

– Aumento de ventas por Internet con cierres de pequeños comercios y enriquecimiento de grandes empresas.

– Aumento de ofertas televisivas con programas telebasura o programas que infunden miedo al ciudadano para que siga en casa, consumiendo más productos televisivos.

– Reducción, hasta casi su inexistencia, de actividades culturales.

– Subida desproporcionada de costes en alimentación, energías, telecomunicaciones, carburantes, etc. en momentos en que hay más desempleo, menores salarios por ERTES y los sueldos no aumentan en la misma proporción que los precios.

* A nivel político ha demostrado la poca fiabilidad de los gobiernos europeos, incluido el nuestro, con una falta de previsión ante un caso como el COVID 19, con muy pocas ideas a la hora de tomar medidas para solucionarlo, con una enorme división entre los diferentes países europeos (lo que demuestra la falacia de la Unión Europea), incapaces de adoptar una postura unificada, con la ineficacia de las Autonomías, comportándose como pequeños reinos de Taifas, lo que demuestra que todos los españoles no somos iguales ante la Ley.

Hubiera estado bien que, al menos, los gobiernos europeos se hubieran impuesto al poder de las multinacionales farmacéuticas y no hubieran permitido hacer del COVID y de sus medidas preventivas (vacunas, mascarillas, geles hidroalcohólicos…) y curativas (respiradores, camas UCI…) un negocio más dónde enriquecerse unos pocos a costa del sacrificio de unos muchos. Podrían haber utilizado recursos económicos para el descubrimiento de una vacuna europea pública y a bajo precio, por ejemplo.

* Sin duda, uno de los factores que ha provocado el COVID 19, y que ha pasado desapercibido a gran parte de la población, es la sensación que se ha generado de indefensión, de necesidad de que nos guíen “desde arriba”, porque somos incapaces por nosotros mismos de ser responsables como población, lo que facilita la pérdida de derechos fundamentales individuales y sociales.

Etc.

POSITIVAS:

* Ninguna.