Agentes de la Policía Nacional adscritos a Brigada de Seguridad Ciudadana de la Comisaría de Linares han detenido a un joven que, presuntamente realizó dos robos con fuerza. En el primer robo, forzó la ventana de una caseta adscrita a un centro hospitalario de la ciudad donde se están realizando las vacunaciones del COVID-19, sustrayendo un ordenador.

El segundo robo lo ejecutó, con la ayuda de un segundo autor, mediante butrón en un supermercado sustrayendo multitud de artículos de charcutería y bebidas alcohólicas. Los agentes lo sorprendieron con un carro de la compra repleto de estos artículos.

Robo en el supermercado
Sobre las 05:30 horas del pasado día 4 la Sala Operativa del 091 había comisionado a las patrullas policiales hasta un supermercado donde, al parecer, dos individuos habían entrado por la fuerza. Dos indicativos policiales se dirigieron hasta la zona indicada localizando a dos jóvenes portando un carro de supermercado, conteniendo en su interior varias bolsas con artículos dentro. Los jóvenes, al percatarse de la presencia
policial se dieron a la fuga, siendo perseguidos por los agentes hasta alcanzarles. En ese momento se produjo un fuerte forcejeo. Como consecuencia, uno de ellos logró darse a la fuga, no sin antes provocar diferentes lesiones a uno de los agentes, mientras los otros detenían al segundo joven.

La segunda patrulla inspeccionó el local observando que la puerta exterior se encontraba correctamente cerrada y sin daño alguno, encontrando en un local aledaño su persiana forzada y en uno de sus muros un gran boquete por donde supuestamente habían entrado los jóvenes. El interior se encontraba revuelto y la caja registradora abierta.

Robo en el centro sanitario
Trasladado a Comisaría, los investigadores recibieron al día siguiente la denuncia interpuesta por un responsable del Servicio Andaluz de Salud. En ella se manifestaba que alguien había accedido a la caseta portátil del centro de salud utilizada para la vacunación del COVID-19, habían forzado la reja y la ventana de la mencionada caseta y habían sustraído el ordenador donde estaban todos los datos de vacunación; se trataba de una torre PC con el anagrama de la Junta de Andalucía, un teclado y un ratón. Hasta el lugar se desplazaron los técnicos de Policía Científica para la correspondiente inspección ocular, tras esto, los investigadores recabaron información al arrestado, pues todos los indicios se encaminaban a que había podido ser el autor del mencionado robo, algo que confirmó el detenido.

Horas antes del robo del supermercado, presuntamente violentó la reja de una de las ventanas sustrayendo un ordenador que lo vendió por 40 euros. Dicho ordenador fue recuperado por los agentes