Agentes de la Policía Nacional han detenido en Linares a una pareja sentimental como presuntos autores de un delito de apropiación
indebida y estafa. La víctima, una mujer de 75 años, había percibido recientemente una indemnización económica por parte de su compañía de seguros debido a un accidente que había sufrido. Los arrestados se habían
ganado la confianza de la víctima con el pretexto de ofrecerles sus cuidados.

La víctima se percató del hecho cuando precisó retirar efectivo de su cuenta, momento en el que echó en falta sus tarjetas de crédito. En un primer momento le restó importancia, por ello solicitó la colaboración de su hermano que, con la cartilla bancaria, se percató de que alguien había retirado dinero procedente de la pensión de su hermana, poniendo al descubierto que, durante seis meses, figuraban en su cuenta numerosos cargos que no habían sido autorizados mediante pagos con tarjetas los
cuales ascendían a 24.000 euros.

Los arrestados ganaron la confianza de su víctima
Una vez formulada la denuncia, los investigadores se centraron en el entorno de la víctima, descartando uno a uno los de mayor cercanía, centrándose en una pareja (mujer y hombre) vecinos de la víctima que se habían interesado mucho en ejercer labores como sus cuidadores llegando
a ganarse su confianza plena, hasta el punto de acompañarla a realizar trámites bancarios.

Los agentes estudiaron la amplia documentación que estaba siendo
aportada por la entidad bancaria sobre los movimientos de las tarjetas con los cargos efectuados. En estos figuraban pagos en hoteles, restaurantes, talleres mecánicos, cafeterías, tiendas de telefonía, estancos, gasolineras, tiendas de muebles y establecimientos de alimentación. Gastos que ponían la evidencia de que la víctima no pudo haberlos realizado. Ésta, debido a
su alta dependencia, se encontraba imposibilitada para realizar estos gastos, no era propietaria de ningún vehículo, no consumía tabaco y no necesitaba 4.000 euros al mes para cubrir sus necesidades básicas. Los investigadores, además de los pagos con tarjeta, determinaron que se habían producido extracciones por una cantidad de 12.695 euros realizando en un solo día reintegros por un total de 3.100 euros.
Los detenidos fueron puestos a disposición de la autoridad judicial.