Nos pasa que muchas veces creemos como normal lo que nos sucede con demasiada frecuencia cuando, en realidad, no lo es, o no debería serlo.
Hay muchas obviedades que envuelven todo el problema que vive en la actualidad nuestra querida ciudad y, a veces, no somos conscientes de su existencia, por frecuentes, o sencillamente porque es más cómodo mirar para otro lado, o a cualquier serie de Netflix, o a cualquier partido del Madrid.
A continuación, relato ciertas obviedades, con el único propósito de remover conciencias, la mía la primera, por supuesto:
–  Comienzo por el reciente desalojo de un conocido complejo hostelero de la ciudad:
Es obvio que a la mayoría de ciudadanos nos parece una barbaridad esa fiesta multitudinaria porque atenta contra la salud pública, además de hacerlo contra nuestra libertad de movimiento y de ocio. Bueno, a todos no, a los participantes y a los que la sostuvieron no.
Tan obvio como que flaco favor han hecho los propietarios del local a sus colegas hosteleros porque si el evento provoca nuevos cierres perimetrales, cambios de horarios o cierre de actividades no esenciales, ya me dirán.
Pero lo obvio es ver qué repulsa provoca en los linarenses (con sentido común): ¿Nos manifestaremos contundentemente para que el peso de la Ley caiga sobre los responsables, como en otras ocasiones se ha hecho, por causas graves, sin duda, o solo nos desahogaremos en las redes?
Puntualizo para quienes aún defiende esa fiesta: Se desalojó porque no se estaban haciendo bien las cosas. Quizá haya a quién le de igual nuevos confinamientos y medidas más severas de aislamiento, pero creo que a la mayoría de linarenses NO.
La defensa de esa actividad no se sustenta atacando otras incorrecciones, el ” y tú más” no vale cuando la salud de todos está en juego.
Sigamos con más obviedades, algunas quizá no tan calientes como la anterior:
– Que las manifestaciones de hasta 40.000 personas, protestando por el paro y la precariedad laboral en Linares, no han servido para nada.
– Que nunca antes hemos tenido tanta repercusión mediática, a nivel nacional, cómo a partir de los disturbios callejeros provocados por la protesta ante la agresión, de dos policías fuera de servicio, a un ciudadano
– Que, a partir de aquella situación, salimos en los medios denunciando que somos la ciudad con más paro y más precariedad económica de España.
– Que somos la población, con más de 50.000 habitantes de España que más paro registra no es de ahora, que llevamos muchísimos años siéndolo.
– Que las movilizaciones ciudadanas comenzaron tarde.
– Que la ciudad se sustenta, en gran medida, gracias a los pensionistas y al funcionariado.
– Que tenemos mucha economía sumergida.
– Que tenemos unos magníficos embajadores en los medios nacionales, los jóvenes artistas Bigotes y Dientes, y que hay mucho linarense que aún no lo sabe.
– Que llevamos muchos años viviendo de limosnas, subvenciones, con el beneplácito de políticos sindicatos y ciudadanía, sin generarse empleo en la ciudad.
– Que hay algunas industrias punteras en su sector en la ciudad pero que, por desgracia, no pueden absorber la gran cantidad de desempleo que tenemos.
– Que las medidas económicas que nos anunciaron a bombo y platillo los gobernantes, principalmente en época electoral, no se han puesto en marcha.
– Que las que nos anuncian ahora, podían haberse iniciado hace más de 2 años. Y que ojalá se lleven a cabo y generen el empleo y la alegría que necesita esta ciudad.
– Que, hasta ahora, los políticos de cualquier signo anteponen los intereses de partido a los de la ciudad o a los de la provincia a las que representan.
– Que Jaén capital rivaliza mucho con Linares y viceversa, qué de unidad provincial nada de nada. Al menos eso es lo que hemos visto hasta ahora y que ojalá cambié esta manera de actuar de los ciudadanos y de ciertas Administraciones.
– Que somos los linarenses muy poco cuidadosos con nuestro entorno y eso da mala imagen de cara al exterior unido a la dejadez por parte de las administraciones en cuanto a limpieza de calles y jardines, reparaciones de mobiliario urbano, etc. etc  No tenemos conciencia de que la ciudad es como nuestra casa: nadie tira colillas o papeles en el salón de su casa, sin embargo, en las calles de Linares sí. Por poner un ejemplo.
– Que hay un gran sector de linarenses poco respetuosos con sus conciudadanos. Hace dos sábados, calle Marqués, 9:30 pm. más de cien personas sin mascarilla, sin distancias de seguridad… Y que deberíamos velar un poco más por dar una buena imagen a las personas que nos visitan.
– Que tenemos un enorme potencial en nuestra juventud linarense y que deberíamos cuidarla con esmero, tanto padres familias, administraciones, colegios, etc.
– Que somos una ciudad que, a pesar de las circunstancias descritas, tiene un montón de artistas en todos los ámbitos posibles, muchos de ellos aún anónimos, desde las artes gráficas, con nuestro internacional Belin, hasta la literatura, el teatro, la música, la escultura, etc. y que tanto las administraciones públicas, entidades colaboradoras privadas como bancos y grandes empresas, así como la propia ciudadanía, deberían poner en valor y potenciar para que el nombre de Linares no se escuche sólo por cuestiones negativas en el resto del país y en el mundo entero.
– Que deberíamos ser la capital mundial del ajedrez: Escuela de ajedrez y exhibiciones frecuentes de Maestros.
– Que tenemos unas magníficas fiestas (Íberas, Feria, Semana Santa, etc.) que los gobernantes y empresas de viajes deberían hacer todo lo posible para qué se incluyan en tours turísticos nacionales e internacionales. Así como potenciar un parque temático sobre la minería, el automóvil, etc.
– Que debemos reivindicar que somos una ciudad con ilusión y con ganas de trabajar y de crecer y que solo necesitamos un empujoncito por parte de las administraciones y de empresas que vengan a instalarse aquí, ah, y un poquito más de educación cívica, solidaridad con nuestros paisanos.