Tras los incidentes ocurridos en el día de ayer en la ciudad, y una vez que las diferentes áreas municipales han hecho un balance provisional sobre los daños ocasionados, el alcalde de Linares, Raúl Caro-Accino, ha informado a los portavoces de los grupos municipales sobre la valoración inicial de dichos desperfectos. Todo en base a los informes efectuados tanto por los servicios municipales de Infraestructuras Urbanas y Servicios Públicos, como de la Policía Local y el Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de la ciudad.
En este sentido, el alcalde ha agradecido el encomiable trabajo de los técnicos municipales, quienes durante la jornada de ayer y la madrugada de este domingo, han actuado con la máxima celeridad posible para que las calles vuelvan a la normalidad cuanto antes. En lo referente al mobiliario urbano que habrá de sustituirse, el alcalde ha adelantado que se iniciarán los trámites administrativos pertinentes para su restauración con la mayor premura.
De este modo, en lo que se refiere a los daños producidos en el mobiliario urbano de la ciudad, la estimación inicial prevista por los servicios municipales asciende a un coste de entre 25.000 y 30.000 euros, a falta de realizar una valoración más exhaustiva en las próximas jornadas.

En cuanto a las intervenciones realizadas por el Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento del parque de bomberos de Linares, los efectivos realizaron un amplio dispositivo desde las 19:00 horas hasta las 2 de la madrugada del domingo. En dicha cobertura se efectuaron más de una decena de salidas por diferentes emergencias, además de intervenir para frenar la quema de más de 20 contenedores en diferentes puntos de la ciudad.

Por otro lado, un amplio dispositivo de la Policía Local estuvo presente durante toda la jornada de ayer en las calles de Linares dando apoyo al organizado por la Policía Nacional. Cabe recordar que la Policía Nacional ha abierto una investigación para tratar de identificar a los autores de los actos vandálicos que produjeron destrozos en el mobiliario urbano, vehículos y locales comerciales de la ciudad.
Por último, el alcalde, Raúl Caro-Accino, ha indicado que la indignación legítima que ha provocado en la sociedad linarense la brutal agresión a un vecino de la localidad el pasado viernes no puede justificar en absoluto las reacciones y los incidentes que se produjeron en la jornada de ayer. Asimismo, el primer edil ha vuelto a manifestar la más absoluta repulsa y condena a estos hechos tan lamentables y ha manifestado su firme confianza en la labor de servicio público que desempeña la Policía Nacional, basada en garantizar el imperio de la Ley y el ejercicio de las libertades y los derechos de toda la ciudadanía.