Agentes de la Policía Nacional han detenido en Linares a cuatro jóvenes por la presunta comisión de un delito contra la salud pública y tentativa de robo con violencia. Los arrestados se encontraban en el interior de un vehículo cuyo conductor pidió prestado a un amigo. Fue éste quien llamó la atención de los policías cuando se dirigían a identificarlos de que algo no iba bien para él. Los agentes se incautaron de 100 gramos de hachís que el conductor llevaba entre sus ropas y que los otros tres pretendían sustraerle.

Una patrulla de Seguridad Ciudadana se encontraba realizando sus labores encomendadas de prevención de la seguridad a los ciudadanos, cuando observaron un vehículo en el que se encontraban los ahora detenidos en el interior del mismo. A los agentes les llamó la atención la ocupación del vehículo por tantas personas, por lo que procedieron a su identificación.

Al aproximarse al vehículo, los agentes observaron como el conductor estaba bastante nervioso haciéndoles señas y mostrando actitudes que hacían pensar que algo no iba bien. Del mismo modo pudieron observar como éste tenía entre sus piernas un teléfono móvil encendido y desbloqueado, observando de igual modo en los pies del copiloto un bate de béisbol y entre sus piernas, escondida una navaja abierta.

Uno de los policías procedió a entrevistarse con el conductor después de ordenarle que bajara del vehículo para que le explicase las señas que previamente había realizado a los agentes. El arrestado le relató que los otros tres jóvenes se habían subido al vehículo en contra de su voluntad, accediendo al mismo por sorpresa para que los llevara a su domicilio tras amenazarlo con una navaja y el bate encontrado, pidiéndole 300 euros. El agente tras realizarle un cacheo superficial, encontró una tableta de hachís, concretamente 100 gramos.

Sabían que llevaba el hachís

Los otros tres jóvenes dieron a los agentes explicaciones contradictorias, aunque la realidad era otra. Supuestamente, los tres jóvenes que subieron por sorpresa al vehículo que conducía el cuatro joven, sabían que éste tenía droga, con lo cual el copiloto esgrimió una navaja y el bate con el fin de robarle la sustancia estupefaciente.

Trasladados a Comisaría fueron sancionados por quebrantar la normativa vigente del Estado de Alarma. Posteriormente fueron puestos a disposición de la autoridad judicial por la presunta autoría de un delito contra la salud pública y tentativa de robo con violencia.