Las obras ejecutadas por la Diputación para mejorar el acceso a la población vilcheña de Miraelrío han concluido. Con una inversión cercana a los dos millones de euros, esta intervención ha supuesto el acondicionamiento de una vía “de casi 9 kilómetros de longitud, entre la Estación Linares-Baeza y esta pedanía”, explica el diputado de Infraestructuras Municipales, José Castro, que pone de relieve “la mejora sustancial del trazado y el vado inundable existente sobre el río Guadalén” lograda con esta actuación.

Del total de la vía, cerca de 6 kilómetros discurren por el término municipal de Linares y algo más de 3 por el de Vilches. Se trata de una carretera muy transitada por los 200 habitantes de Miraelrío, de obligado uso por razones laborales, sanitarias, académicas o de ocio. Gracias al pavimentado de algunos tramos de arcenes que había de zahorra y tierra se ha logrado una mayor anchura. Además, se ha ajustado el trazado para mejorar la seguridad de algunas curvas.

Además del trazado de la carretera, con esta intervención también se ha mejorado el firme, al igual que su drenaje con la instalación de cuneta revestida y obras de paso. Del mismo modo se han creado muros de escollera y de hormigón armado y, por último, se ha incluido nueva señalización horizontal de todos los tramos con banda continua y se ha renovado la señalización vertical, de balizamiento y seguridad.

Esta vía, construida por el Instituto Nacional de Colonización, da acceso tanto a Miraelrío como a Guadalén, pedanías de Vilches. La carretera parte de la antigua N-322 (Córdoba-Valencia) a la altura de la Estación Linares-Baeza, porque lo que es la conexión de la población con ciudades como Linares, Baeza o Úbeda.