En estos días pasados se ha publicado la noticia de que se estaba generando incertidumbre en la plantilla de Algama por la continuidad de la empresa y de sus puestos de trabajo. En ella se nos acusa a los antiguos propietarios de ser causantes de estos riesgos.

La noticia, al parecer tiene su origen en CCOO, pero, evidentemente, los interesados en difundir esta opinión son los actuales administradores de Algama que están utilizando a algunas personas ligadas al sindicato para intoxicar a la plantilla y a la opinión pública de Linares.

El pasado día 26 de noviembre recurrieron a CCOO para montar una comparecencia ante los medios de comunicación, para dar la noticia de la aprobación definitiva de la salida del concurso de acreedores. Noticia que no era cierta y que ahora, unos días después, tienen que desmentir.

La realidad de la situación es que los incumplimientos de los pagos previstos por los dueños de Algama, han ocasionado que se ejecute la pignoración de las participaciones sociales y a día de hoy, las participaciones sociales vuelven a ser de quienes fuimos los fundadores y legítimos propietarios de ellas hasta 2014.

Los administradores actuales tuvieron toda la información de ese procedimiento, pero ni quisieron participar de la subasta pública, ni ejercitar la opción de tanteo final a la que tenían derecho.

¿Cuál es la razón por la que no podemos todavía ejercer la administración de Algama? Los administradores actuales llevaron a cabo una operación de reducción de capital y ampliación del mismo que entendemos, fue presuntamente, delictiva, y así se ha denunciado ante los tribunales de Justicia. Esta denuncia ha sido admitida y está siendo juzgada. Cuando los tribunales, como esperamos, nos den la razón y se anule la irregular reducción/ ampliación de capital antes citada, estaremos autorizados a retomar directamente la dirección de los asuntos de Algama.

No hay que temer por el futuro si, como siempre, se mantiene la dedicación y el interés por el trabajo diario y personal de cada una de las personas que forman la plantilla de Algama. Los esfuerzos que los fundadores han hecho desde que Algama se constituyera allá por los años 60, han sido evidentes. Algama ha superado diversas “crisis” del sector y de la economía española en general. Con motivo de la Cumbre de Kioto, los fundadores (ya en edad de jubilación) apostaron con todas sus fuerzas y ahorros, por construir unas nuevas instalaciones y así evitar que las 50 familias que estaban trabajando en ese momento se quedaran en paro. Los esfuerzos por lograr este nuevo proyecto, entre otras cosas se llevó por delante a uno de los socios y por entonces Gerente, que falleció de un día para otro. Por ello, no podemos entender que se nos tachen de despiadados y desconsiderados, y cualquiera de los trabajadores de entonces y actuales podrán dar fe de estos aspectos. Los incumplimientos de los actuales administradores nos han obligado a ejercer nuestros derechos y nos vemos en la obligación personal y moral de volver a retomar las riendas y dar una solución nuevamente a las familias y evitar que terceros especulen, y en ese sentido hemos buscado un nuevo inversor del mismo sector con la integración en el capital social de Galvasa y de Galvexsa, con más de 40 años de experiencia, empresas ambas de galvanización en los puestos dos y tres del mercado nacional, que  garantizan la salida de la situación de concurso de acreedores y el porvenir más seguro para Algama y sus puestos de trabajo. Solución más sólida que la propuesta por los administradores actuales, que pasa por MV Caytra Shareholders ,empresa que, consultado el Registro Mercantil de Pontevedra, no tiene actividad, ni plantilla de trabajadores.

Mientras tanto se pronuncian los tribunales de Justicia, la situación actual de concurso de acreedores asegura un correcto modo de trabajar que no genera ningún empeoramiento de la situación presente.

Los informes oficiales del Administrador Concursal confirman la viabilidad de Algama y valoran su superávit.

Únicamente hablan de liquidación de Algama sus actuales administradores, que ponen un especial interés en asustar a los trabajadores y a todo el mundo con esa amenaza, para presentarse como la única solución, fuera de la cual sólo existe la catástrofe según ellos.

Nuestra trayectoria de creación de Algama, crecimiento a lo largo de muchos años y construcción de la nueva instalación industrial siempre ha sido en armonía con las personas que han integrado la plantilla. No parece que esta sea la línea seguida por alguno de los actuales administradores.

Familias Gutierrez, Peñafiel y Salvadores.