Día grande en el Coso de Santa Margarita, primera de Feria y digo primera porque por suerte para esta ciudad y la afición este año hay dos corridas de Toros. Tarde soleada y no muy calurosa, mas de tres cuartos de entrada, una agradable noticia para los tiempos que corren en nuestra ciudad. Corrida Mixta para el rejoneador Diego Ventura, el joven Maestro Ginés Marín y el torero de nuestra ciudad Curro Diaz

El primero de la tarde fue para el Rejoneador. No tuvo suerte con su astado, que no le permitió realizar poco o nada en esta faena. Como siempre magnífico en su montura y espectacular con las banderillas y el rejón de muerte, gran ovación sin recompensa.

En su segundo solo podemos decir que espectacular. Toro noble, con fijeza que le permitió hacer la faena SOÑADA La plaza en pié en varias ocasiones le permitieron lucirse a gusto, ovación tras ovación. Gran plasticidad del maestro a la hora de torear cuando todo se hace con cariño. Magistral en la suerte de banderillas y con el rejón de muerte, a la primera en su intento de finiquitar esta grandiosa FAENA. Tras unos momento de incertidumbre el astado cayó al albero, la plaza puesta en pié fue un clamor pidiendo la merecida recompensa, dos  orejas y puerta grande.

El segundo de la tarde fue para el Maestro de Linares, Curro. Sencillo con el capote y fantástico con la muleta. El público como no podía ser de otra manera le acompaño en toda la faena con grandes aplausos y OLES. Él entregado a su muleta dio lances de maestría que le permitieron con una gran estocada obtener una oreja de recompensa. El respetable solicitó una segunda pero el presidente no la concedió. En su segundo la suerte no fue la misma, toro soso, ramplón que andaba distraído y dando puntazos, peligro tenía el astado, más voluntad que otro cosa, con su mano derecha le permitió sacar lo mejor de su faena. El público enfadado con el astado abucheó  a este en varias ocasiones y ovacionó al maestro en otras tantas por su entrega. Gran estocada que le permite obtener una oreja por su lucha y entrega. Puerta grande para el de Linares.

El tercero de la tarde fue para el joven maestro Ginés Marín. Poca o nada la suerte que tuvo en esta tarde, con el primero consiguió su mejor faena y mejor astado. Serio con el capote dando muestra de su arte. Al natural tuvo sus mejores momentos, pero el toro a media faena se vino abajo y no le permitió rentabilizarla. Aplausos para él y pitos al astado. En su segundo aunque el toro no parecía gran cosa, fue todo lo contrario, serio, noble con entrega que le permite al maestro realizar una más que noble faena. Con el capote magnífico, un quite por chicuelinas sencillamente soberbio, con la muleta el pitón derecho fue de lo mejor. El público le recompensó su entrega y valor que grandes ovaciones. Mató a la primera de gran estocada y petición unánime de oreja que fue atendida por la Presidencia. Gran ovación a la hora de abandonar el coso de Linares y sus dos compañeros de terna salieron por la puerta grande.

Merecida en una gran tarde de toros en la que un año más los astado marcaran y mucho el devenir de la fiesta, esperemos que la del día 29 sea igual o mejor