La gran familia Salesiana de nuestra ciudad vivió en el día de ayer una de  sus jornadas más destacadas. Tras la celebración de una misa en la Iglesia de San Agustín, se daba inicio a una procesión en honor a María Auxiliadora, que fue precedida por las imágenes de  San Juan Bosco y Santo Domingo Savio. Las imágenes estuvieron acompañadas por numerosos niños y niñas del centro Salesiano linarense, además del acompañamiento musical encabezado por la ‘Banda Salesiana Stmo. Cristo de la Buena Muerte’.