Quejas de algunos vecinos de la urbanización de Linama de Linares, que aseguran que “están sufriendo una plaga de gatos”, poniendo el foco frente al bloque 6 de la urbanización, hecho que, según los vecinos, convierte sus “plazoletas y piscina en sitios poco saludables”.

Según afirman algunos de estos vecinos, hay personas en la urbanización que proporcionan alimento a los gatos, acción que aseguran está prohibida por la normativa municipal, lo cual conlleva que lo que denominan “manada” aumente en número, llegando a temer que la zona se convierta en “un gran foco de infecciones, que pueda dar lugar a plagas como pulgas y piojos”.

Uno de los vecinos, ha puesto una denuncia personal al Ayuntamiento de Linares, pues asegura que no se están cumpliendo las ordenanzas municipales referentes a la tenencia de animales domésticos, sobretodo los artículos 17, 18 y 37 de la misma, entendiendo que estos animales deben de llevarse a centros especializados. Aseguran también, que desde la presidencia de la mancomunidad llevan 2 años comunicando al Ayuntamiento la situación que están viviendo mediante escritos, y poniéndose en contacto con protectoras y con Sanidad, sin que les hayan dado una solución, aseverean.

Esta problemática, que como afirman va para 3 años, aseguran que se está convirtiendo en una situación insostenible, pues temen por la salud de todos los usuarios de la urbanización, pero sobretodo por los niños y niñas de la misma, que son los que más tiempo pasan jugando en las plazoletas y la piscina, siendo ésta última el sitio favorito de los gatos, que naturalmente dejan sus deposiciones en toda la zona.