En 2011 la Junta consumaba con su firma, junto a sindicatos, el mayor engaño que ha sufrido Linares en su reciente historia, un engaño que a PSOE no le ha supuesto ningún problema mientras que la parte que supuestamente iba a ser la beneficiaria, Linares, siete años después lidera los rankings de desempleo y la población cada vez es menor.

Justo un año después de la firma del plan “Linares futuro” hubo elecciones y el PSOE obtuvo en Linares 13201 voto, representando un 43,09% de lo elegido por los linarenses, todavía no habiendo una sensación de engaño por parte del pueblo minero desde la junta de Andalucía. Solo 3 años después, en unos nuevos comicios, y con la aparición en escena de nuevos partidos como Ciudadanos y Podemos, el PSOE solo vio mermado su resultado en 2200 votos, bajando hasta los 10.855, siendo su representación un 36,39% del voto linarense.

Susana Díaz asustada por la más que probable condena a su partido en 2019 por el mayor caso de corrupción de España, decide adelantar los comicios a finales de 2018, con la previsión de no empeorar mucho sus resultados, y poder seguir manteniendo su cortijo en Andalucía, extendiendo su dictadura 4 años más, e ignorando a un pueblo, como Linares, que solo pide que sus hijos y amigos, no tengan que emigrar para buscar un futuro.

Pero Linares tiene otra oportunidad, actualmente encabezamos las listas de desempleo de España, nos hemos visto engañados no solo a nivel local con el plan Linares Futuro, sino a nivel autonómico viendo como dirigentes del partido socialista, presuntamente gastaban dinero destinado a formación y a parados en prostíbulos.

Podemos estar orgullosos de haber llenado las calles de Linares en dos ocasiones, gracias a la labor de unos cuantos que altruistamente luchan por Linares, y de haber ido 800 personas a reivindicar a Sevilla, no unas migajas, sino lo que nos pertenece y necesitamos, pero de nada servirá si cuando lleguen los comicios del 2 de diciembre, volvemos a votar al partido que nos ha llevado a esta situación, es momento de cambio, es momento de dar un golpe en lo alto de la mesa.

Demostremos en las urnas, que de Linares y de los linarenses no se ríe nadie.

Como dijo Séneca, “No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas”.