Agentes de Policía Local se personaron el pasado domingo en una vivienda de la calle Tirso de Molina, tras ser requeridos por la existencia de un incendio, encontrando la vivienda en la que se había producido el incendio y de la que salía gran cantidad de humo negro, cerrada, por lo que intentaron, junto con personal del Parque de Bomberos, localizar al propietario, morador de la vivienda o a algún familiar o vecino que les permita el acceso al piso, al temer por la integridad de posibles personas atrapadas en su interior, así como para sofocar el mismo y evitar males mayores y su propagación a otras viviendas.

Dado que ninguna persona facilita el acceso y en razón de lo expuesto anteriormente, se procedujo a la apertura de la puerta del domicilio a la fuerza, hecho del que se levantó el acta correspondiente.
Una vez en el interior y ventilada la zona por los bomberos, se observa que en tres de la habitaciones del piso se encuentra instalado un cultivo clandestino de sustancias estupefacientes, al parecer marihuana, y concretamente en dos de las habitaciones se localizan 71 y 67 plantas y en la tercera habitación se encuentra el aparataje destinado al acondicionamiento climático.

El incendio, según personal de Bomberos, se había producido por un cortocircuito en el sistema eléctrico de la plantación hallada.