Portada Categorías General Los contrapuntos

Los contrapuntos

La vida es un continuo contraste sobre todo en cuanto a las alegrías y las tristezas o en cuanto a las evoluciones y las permanencias, todo es cuestión de inteligencia aunque a veces las emociones nos embargan impidiéndonos un equilibrio que nos conduzca a comprender. Sin embargo pronto el péndulo, que nos lleva sin duda a esa razonabilidad, se estabiliza.
Dos cosas, para mí, se han simultaneado en los días finales de mayo y no le voy a dar más vueltas, las esperanzas para después. Una de ellas fue que Zidanne, mi querido Zizou, quiere irse, se va; otra es que el presidente de gobierno más inamovible que he conocido, no quiere irse, quiere quedarse. Por algo la elegancia de la inteligencia es la que me ha gustado siempre.
Yo los comprendo a los dos, sé por qué quieren irse o quieren quedarse. El que se va, por mucho que me duela en este caso concreto, abre las ventanas y las puertas para que lo salubre se instale y sigan los demás que para eso vienen después. Zizou abre las compuertas de su vida para que podamos seguir disfrutando de su libertad honesta, volverá a entrenar y me alegraré de sus éxitos aunque sea en su país, que por otra parte es lo lógico. Nunca olvidaré por qué me fijé en él en aquel España- Francia, aunque perdiéramos, como tampoco olvidaré aquel gol de bolea, elegantísimo, en la final de la Champions 2002 con el Real Madrid. Cada persona tiene su punto flaco y aunque considere que el fútbol es muy machista… ¡qué le voy a hacer! con Zidanne, sólo con él, me quedo.
Sin embargo el contrapunto del día, que no creo en la casualidad, lo pone el Presidente del Gobierno anterior, que no se iba ni siquiera entendiendo que ha cumplido con su tiempo, bien o mal según opiniones, que España está corrompida pero quiere cambiar, que viene la gente joven que debe articular su propia convivencia, que para ellos será, que no ha tenido ni con mucho la panacea para solucionar los problemas. Este señor ha sido de un inmovilismo y una cerrazón agobiante. Tenemos problemas pero no se pueden eternizar, hay que buscar soluciones, seguramente las que provengan del diálogo. En un diálogo que no sea de besugos, las dos partes tienen que poner sobre la mesa sus propuestas intentando que ninguna sea inadmisible. Y nos iremos posicionando, iremos madurando, espero que para bien, o para mejor.
Parece que ha llegado un tiempo nuevo, ilusionante por si acaso, abierto y dispuesto para que decidamos con responsabilidad, no podíamos continuar en un callejón infecto y sin salida y esperando a “que escampe”. España se merece abrir nuevas vías de comunicación y limpiar la era, hacer gala de inteligencia, entender cuando hay que irse ganando la dignidad que ha perdido la clase política y que cada cual se retrate, que lo veremos. Hay que irse cuando hay que irse, ya hemos visto lo que se ha hecho anteriormente, ese tiempo ya está cumplido. Y quien no entienda esto y quiera morir matando flaco favor se hace a sí mismo y a la ciudadanía. No se pueden dilatar los tiempos, cada día es fundamental y no podemos esperar años, que luego no lo son. Así que ánimo y a construir. Y que cada cual quede como lo que es, se llame Torra o se llame Torre. Nos conocemos ya.
Los sucesos de estos días, de momento mantienen la esperanza. Y espero que se evolucione después de los días de vino y rosas. Hay que recuperar lo que somos o demostrar lo que podemos ser porque estamos en el siglo XXI que es el nuestro, no podemos perpetuar nuestros defectos y desequilibrios ni convertirnos en salvadores de nada, que, como poco, se pierde el tiempo. Y queda perdido. Deberíamos pensarlo.
Mi contrapunto es que estoy contenta porque Zizou quiera irse y estoy disgustada porque Rajoy no quiere irse, porque uno da la cara y otro se esconde. Inaudito y paradójico pero real, menos mal que la tierra gira y no hay un día igual a otro. Ya hemos tenido bastante.
Por favor, los que venís… aprended y hacerlo bien, que todo es efímero.

• Mujer y escritora. • Nació en Cantabria pero lleva más de 50 años viviendo en Linares. • Maestra y Directora del CEIP Santa Ana de Linares. Actualmente jubilada después de 40 años de docencia. • Articulista de opinión en periódicos de la provincia de Jaén. • Autora de numerosos relatos cortos, premiados en certámenes provinciales y regionales en los años 90. • Tiene en su haber dos libros de poemas y tres novelas. La primera de ellas, “La rebelión de las musas”, fue premio Diputación de Jaén 1999. La segunda, ”El rito del escorpión” fue publicada en 2008. En la tercera, “Susurros”, publicada el 21 de marzo de 2014, pretende rescatar del olvido y visibilizar a las mujeres de Linares. • Pertenece a colectivos culturales y organizaciones de mujeres a nivel local, provincial y regional. Actualmente forma parte de la Junta Directiva de Mujeres Vecinales de Andalucía y de Linares, dentro de la Federación de Asociaciones Vecinales Himilce de nuestra ciudad.

No hay comentarios

Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso