España, es uno de los países más solidarios que existen, prueba de ello es que somos el país donde más trasplantes de órganos se realizan de todo el mundo.

Debemos estar orgullosos de ello, como de nuestros servicios sanitarios, tenemos una ratio de médicos por pacientes bastante aceptable, tal vez sea bajo el número de enfermeras o enfermeros. Aunque nos quejemos siempre a la primera de cambio, pienso que algo tendrán que ver en que la esperanza de vida sea la más alta del mundo, si exceptuamos Japón.

Estamos, en esto a la par de países como Suiza y Francia, bastante mejor de otros como Alemania, pero esta longevidad nos acarrea no pocos problemas sobre todo de orden social.

El que esta en boca de todos, aunque no el único, son las jubilaciones y las pensiones. Sobre este asunto me voy a permitir realizar algunas reflexiones sin ánimo de molestar a nadie, es una problemática muy compleja de la que todos hablamos muchas veces influenciados por el ambiente general que se respira sobre el tema.

La palabra jubilación viene como se sabe de júbilo, alegría, alborozo, quien a lo largo de su vida no ha asistido a la despedida de un compañero que ha alcanzado la edad, homenajeándolo con una comida o cena.

La jubilación que hasta hace poco estaba en los 65, el gobierno decidió subirla progresivamente hasta los 67 y en eso estamos, hasta ahí bien o mal, según se mire.

Para mi personalmente, lo primero que habría que hacer es que la jubilación no dependiese de una edad, y fuese una opción voluntaria a partir de los 60 años, puesto que a nadie se le ocurre ver a un bombero o a un albañil subidos en un andamio a los 66 años, es inhumano, por contra un maestro o un contable, pueden ejercer muy bien su labor hasta una edad avanzada. De hecho, los catedráticos de Universidad, se retiran a los 70 años, así como los jueces. También muchos profesionales liberales, los vemos ocupando puestos de responsabilidad o pasando consultas una vez cumplida la edad de jubilación.

Lo que considero totalmente desleal y hacer el juego al capitalismo son las jubilaciones anticipadas, son totalmente insolidarias, entre otras muchas cosas por que pasan a ser clases pasivas que no producen nada y si se dedican a alguna actividad, la realizan a escondidas del fisco y de sus vecinos. Cierto que pueden gozar de sus aficiones, pero no menos cierto
que a todos nos gustaría poderlas disfrutar y solo unos privilegiados lo consiguen.

Cuando alguien quiere jubilarse, le exigen un mínimo de tiempo cotizado (35 años y subiendo) y le calculan la pensión por los importes cotizados en los últimos quince años. Así la pensión depende del tiempo cotizado y por lo que se cotizó. Creo que debiera computarse todo el tiempo cotizado en el momento del cálculo de la pensión, lo considero más justo.

Alguien pudo cotizar bastante en los comienzos de su actividad laboral y muy poco al final de la misma. Dado que las pensiones son un ejercicio de solidaridad intergeneracional, los jubilados de hoy en día cobran de las aportaciones de las personas que están trabajando actualmente.

Por qué hay que repetir hasta la saciedad, recaudadas y se ha echado mano del fondo para mantener esas pensiones. A lo mejor este fondo se debería haber creado veinte años antes y no digo por quien.

Algo más de Dos mil quinientas catorce euros, son las pensiones máximas que se cobran en España, creo que va siendo hora de que lo mismo que hay un tope por arriba, este tope se ponga también por abajo y bien podría ser el salario mínimo interprofesional.

Nos dicen que se debiera subir por el IPC las pensiones anualmente, bueno sería una forma, pero eso siempre beneficia al que más cobra como la actual subida del 0,25 % que tantos ríos de tinta ha generado, solo con subidas lineales, (X) euros a cada pensión se reduce la brecha, palabra muy en boga actualmente.

¿Cuándo empezó esto de las pensiones? Realmente en España empezó esto en el año 1908 con una afiliación voluntaria al Instituto Nacional de Previsión, que se convirtió en obligatoria en 1919 con el Retiro Obrero, pero esas inquietudes solo estaban en las grandes ciudades, durante la República se intenta una reunificación de las distintas ramas que por gremios se habían creado. Baste recordar que una de los principales Bancos del país, “Caixabank” se llamaba Caja de Pensiones para la Vejez y de Ahorros. En tiempos de la dictadura, todavía en tiempos de guerra, el derecho a las pensiones es contemplado y durante la década de los 60, varias leyes perfeccionan este derecho, hasta los tiempos de la democracia una nueva legislación da un fuerte impulso que nos ha llevado al momento actual.

Podríamos mirarnos con lo que ocurre en otros países, es evidente que los estados garantizan una pensión, pero si por ejemplo nos vamos a Suiza, además de la contribución al estado, pagada al 50 % por empresas y trabajadores, no como aquí, en que la proporción es de 20 a 80, trabajadores y empresas. Además de las pensiones privadas, existen los fondos de pensiones de empresas o sindicatos a las que se les hacen aportaciones periódicas siendo estas muy importantes.

Las pensiones que se cobran hoy en España, son por incapacidad permanente, por jubilación, por viudedad, por orfandad y por favor de familiares, siendo los beneficiarios datos estadísticos de febrero de este año de 9.573.282 de los cuales son hombres 4.644.758 y 4.928.267 mujeres, siéndolo por distintas clases de invalidez 948.375, siendo las viudas y viudos 2.356.977, los huérfanos 338.521 y los familiares 41.093 el resto jubilados 5.888.059.

Es de justicia se mejoren las pensiones de viudedad, son mujeres que lo han dado todo. Han de ser suficientes para que vivan los últimos años de su vida con dignidad.

Otra solución que se apunta, es que estas pensiones de viudedad, orfandad y a favor de familiares pasen a ser sufragadas con cargo al presupuesto estatal, pero para ello se tendrán que poner de acuerdo los políticos.

Como muy bien dice el denostado presidente de gobierno, para dar continuidad a este enorme gasto tiene que haber trabajo, cuanto mas mejor, bien remunerado para que existan altas cotizaciones y se pueda por parte del Estado pagar este enorme montante que suponen las pensiones en España, por eso entiendo su política que tiene que verse complementada con una ayuda a la familia, porque si nuestros jóvenes practican la política del hijo único o como mucho la parejita, ellos sí que verán peligrar sus pensiones, el secreto es la demografía si seguimos en los niveles de natalidad actuales, las personas, hombres y mujeres que se jubilen en el año 2050 que se olviden de tener una pensión digna, por parte del estado, señores hay que procrear y eso es básico, para que la solidaridad intergeneracional continué. Hay que volver a la pirámide de población, no al rombo actual. Recomiendo se  lean los artículos del político socialista Joaquín Leguina o de Alejandro Macarrón una
autoridad en estudios demográficos.

Cada día, tiene mayor vigencia aquella frase que el presidente de USA Kennedy dijo en una ocasión: No me preguntes que puede hacer tu país por ti, pregúntate que puedes hacer tú por tú país. Porque está bien que se pidan pensiones dignas, pero ¿hemos hecho lo suficiente nosotros, cada uno de nosotros, por el estado español? ¿Hemos pagado los impuestos tal
como es debido? Cuando hemos quedado parados, ¿hemos buscado empleo con diligencia?, ¿Han cotizado nuestras empresas por nuestros salarios reales? Si hemos sido autónomos ¿hemos cotizado por lo que ganábamos o solo por el mínimo? Se me dirá por el contrario que existe la corrupción, pero eso desde que el hombre es hombre, en todos los países y en todo tipo de régimen político o cualquier situación humana, o no dio Eva a morder la manzana a Adán porque sería como Dios.

Vamos a asumir nuestras responsabilidades, desterrando el odio que nos rodea por doquier, dando la espalda a los sembradores del mismo. Siendo solidarios con los débiles, exigentes con nosotros mismos y con el prójimo.