El Comité de Ética Asistencial del Area Sanitaria Norte de Jaén, que está formado por profesionales de la sanidad pública, divulga su labor entre colectivos ciudadanos y de profesionales de la provincia jiennense.

Esta comisión es un órgano de deliberación, que tiene entre sus funciones la de asesorar a pacientes y familiares, sanitarios, entidades sin ánimo de lucro y equipos directivos, en la prevención y resolución de los conflictos éticos que puedan generarse en el proceso de la atención sanitaria. Entre sus objetivos se encuentran impulsar la reflexión y la formación ética en el ámbito de la práctica clínica, la mejora continua de la calidad de la asistencia que se proporciona al paciente, así como velar porque se respete la integridad de las personas, sus derechos y libertades fundamentales con respecto a la salud.

El Comité de Ética Asistencial del Area Sanitaria Norte de Jaén está formado por 16 profesionales, entre las que se encuentran médicos, enfermeras, trabajadoras sociales, abogados, que trabajan en los hospitales y distritos sanitarios adscritos, además de personas sin vínculo profesional con el sistema sanitario que aportan la opinión de los ciudadanos en sus deliberaciones.

Los pacientes y sus familiares pueden también solicitar el asesoramiento a este comité ante situaciones o casos clínicos que planteen conflictos éticos tales como el rechazo a un tratamiento médico o farmacológico o ante dudas sobre la aplicación de la voluntad vital anticipada, entre otros casos.  A partir de las consultas que recibe, son elaborados informes no vinculantes. Esta ayuda se puede pedir a través de esta dirección de correo electrónico,cea.jaennorte.sspa@juntadeandalucia.es.

Legislación

La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, a través de lo dispuesto en el  Decreto 439/2010, puso en marcha los Comités de Ética Asistencial. Tienen como principal misión ofrecer respuestas en ámbitos como la dignidad de las personas en el proceso final de la vida, el respeto a la autonomía del paciente, así como las inquietudes que puedan suscitar determinados avances en las prácticas biomédicas, además de velar para que se respeten  los derechos de los ciudadanos cuando reciben atención sanitaria.