Portada Categorías General “La Columna” llena de solemnidad la tarde-noche del Jueves Santo

“La Columna” llena de solemnidad la tarde-noche del Jueves Santo

La Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Columna y Nuestra Señora de la Amargura procesionó en la tarde-noche del Jueves Santo linarense y dejó numerosas escenas y momentos llenos de belleza, emotividad y solemnidad. Casi diez minutos después de su hora prevista de salida (17:30) se abría la puerta principal de la Basílica de Santa María la Mayor para que comenzara a desfilar el cortejo procesional.

Capas blancas y caperuces de tercipelo morado anunciaban la pronta llegada del Señor atado a la Columna. Cristo, flagelado y humillado, caminó firme y sereno por las calles gracias al trabajo y buen hacer de su fial cuadrilla de costaleros; y lo hizo, además, bajo el acompañamiento de las marchas que interpretó la Agrupación Musical de la Hermandad, una formación que, para este año, estrenó varias composiciones, entre ellas, “Camino a Judea”.

“Columna y Amargura” fue la primera cofradía del Jueves Santo en pasar por la Carrera Oficial. La expectación era elevada y fueron numerosos los vecinos que arroparon a esta Hermandad en cada punto de su recorrido penitencial. El momento de la salida fue destacado; también el paso por tribuna, la calle Tinte (lugar donde se le cantaron varias saetas a las imágenes Titulares, a cargo de los cantaores locales Enrique Soto y José Heredia “Joselete de Linares”, así como de Rocío Férriz, una componente de la propia Banda del Cristo), el Casco Antiguo, el encuentro con las Hermanas de la Cruz (donde las monjitas rezaron cantando a Jesús y su Madre de la Amargura, como manda ya la tradición) o la recogida (instante en el que se interpretó el Ave María a la Virgen justo en la puerta del templo basilical linarense).

Como principal novedad para esta Semana Santa, la Hermandad adelantó su horario de salida una hora con respecto al año 2017. Lo que no cambió fue el itinerario. La Estación de Penitencia de “La Columna” se caracteriza por la sencillez y el recogimiento de su cortejo procesional. Sus dos pasos lucieron esplendorosos, con un exorno floral que presentó algunas variaciones. Con respecto a la Señora de la Amargura, sus costaleros la pasearon con mimo por su ciudad, haciendo de esta bella Dolorosa de Luis Álvarez Duarte el centro de todas las miradas. Tras su manto sonó la Banda Joven Las Torres, de Torreperogil, que tan buenas muestras musicales dio el año anterior, de ahí su renovación de contrato con la Hermandad para dos ejercicios más.

No hay comentarios

Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso