Portada Categorías Magazine Nombres con embrujo, con leyenda: “Margarita”

Nombres con embrujo, con leyenda: “Margarita”

¿Margarita, santa francesa, de vocación intachable, que sufrió una grave enfermedad ósea siendo sanada milagrosamente por la mediación de María? ¿Flor simple, pero compuesta por diferentes partes unidas, de color blanco con un centro amarillo, que significa ojo del día? ¿Cocktail de origen mejicano elaborado con tequila mezclado con Cointreau , sirviéndose con sal marina? o ¿madre, sin ser santa, de aquel marqués que vino a Linares, para aumentar sus ya saciadas riqueza?

Este es tu nombre porque así lo quiso aquel, José de Murga y Olid, quien, el 11 de febrero de 1873, festividad de La Virgen de Lourdes, cual alumbrado preludio de los milagros político-sociales de un siglo convulso, por la voluntad de Amadeo I, obtiene el Marquesado de Linares. Titulo alcanzado por su fidelidad, no exenta de sustanciosas ayudas económicas, apoyo y reconocimiento social en un Madrid, adormecido por el cansancio que da la actividad irracional y guerrera, de la extranjera y nueva Familia Real. Curiosa fecha ya que horas después este napolitano enjuto, liberal y creo que hasta inteligente, como tantos otros, cogió su maleta y sin ruido y sin nueces abandonó esta dura España ingobernable.

José, heredero universal de una de las fortunas más grandes del país, sin comerlo y bebiéndolo, acumuló una de las riquezas más saneadas y envidiadas: el marquesado. Pensado y elegido por los años venideros, amplió su patrimonio, ya claramente saciado. Filántropo, culto, refinado, vividor, viajero, librepensador, astuto, no dudó, cuanto más brillaba su estrella, cuanto más alumbraban las luces de la capital, cuanto más mundo conoció, vivir y eternamente reposar en Linares.

Nos legó, unos jardines coquetos, pequeños y cuadrados, en honor a su abnegada y siempre callada madre, Margarita Reolid y Gómez, para el disfrute de aquellos, los mineros, que tanto contribuyeron, con sus silencios entrecortados, a ser quien fue.

Santa Margarita en 1932

Fuiste Cruz de Rollo, eriazos de Linares, areniscas pelirrojas, correntías de barros sin fronteras. Campo alejado y solitario, donde las sombras, en soledad y sin luces, a los tajos caminaban.

La vieja villa ya despierta, en busca de su fortuna y esperanza, necesita expansión. Paseos, jardines, toros, casas, bancos, teatros, casinos. En este espacio diáfano. la inteligencia los ubicó.

Aunque empezaron a construirte muchos años antes, definitivamente terminaron tu planta, el mismo año en que Linares alcanzó, ahora sin maravedíes de vellón, aunque con muchos intereses en el argentífero y plúmbico filón, en el año que reza, como el de la luz para este pueblo: mil ochocientos setenta y cinco.

Estructura original. Finales del siglo XIX

Plaza racional y ordenada. Sorolla, su luz y su levantino y mediterráneo paisaje fueron la inspiración. Datileras palmeras no en tierras del desierto, sino en escollos de bermellón arenisco; multicolor rosaleda con formas caprichosas; pinos de gran porte donde los ruidosos estorninos pernoctan; nadadores y tornasolados nenúfares sobre estanques repletos de peces de colores; palomas, pichones, torcaces, zuritas y tórtolas vuelan y revuelan en tu hexágono palomar.

Circular ambigú de neón iluminado, , donde las mocitas y los mozos, entre tragos de zarzaparrilla, lucen sus encantos. Hoy recuperado de forma rectangular y acorde a los nuevos tiempos. Laberintos de cipreses donde Dédalo escondió, para no ser toreado un poquito más arriba, a su minotauro.

Pequeña fuente, donde los hieráticos y pétreos bustos de José y Raimunda nos miran como hemos crecido, reído y sufrido. Y, sobre todo, espesura, que sosiegue el ánimo del espíritu, tras días, años y siglos de riqueza y trabajados.

A tu espalda, elevada, sobre la Cuesta de la Moza, como risco inexpugnable, con un círculo envidiable, el mayor ya conocido, La Plaza de Toros de Linares se despierta al mundo entero. Heredera de minoicos, para que diera juego en la lidia, con la dureza de tu albero cobre, que en tus entrañas reverbera.

En calurosa tarde de un verano de posguerra se oye un soliloquio entre gritos:
– ¡Ole, ole, Ay qué miedo! Entre palmas y tristezas murió aquí el torero.

Simplemente y para no cansar os diré que serás ese espacio tranquilo y sereno, que aun con el bullicio moderno, en nuestro espíritu camina, observando lo vivido, y esperando que mañana, de nuevo despierte tu estirpe, la que te hiciera cambiar el risco y la piedra, en una belleza eterna.

Obras en su reforma integral. 1956

 

Nació en Linares en el seno de una familia de tradición minera, cuyas formas de vida y de percibir el mundo, basada en el sufrimiento de intentar sobrevivir día a día, marcaron su forma de ser. Estudió Magisterio en la especialidad de Ciencias Humanas. Posteriormente realizó un Master en la Facultad Ramón Llull de Barcelona en “Dirección y Gestión de Entidades Sin Ánimo de Lucro y Economía Social”, donde publicó un análisis exhaustivo de “El papel de los movimientos sociales y el voluntariado en la España del siglo XXI” Su origen y su formación académica han influido en su quehacer profesional. Así, ha sido Director de la Escuela de Educación Social “El Puntal” de Jaén, Director del Colegio Público “Santa Teresa Doctora” de Linares, Asesor Externo del Centro de Profesores Linares-Andújar, Secretario y Vicepresidente de La Federación “Himilce”, asesor de La Confederación de Asociaciones de Vecinos de Andalucía y Consejero Académico del Centro de Estudios Linarenses. El compromiso con la filosofía del voluntariado, con su pueblo, y con su legado minero lo han llevado a tutelar numerosas y multitudinarias marchas por este patrimonio. Así como numerosas publicaciones y cursos de formación tanto en el campo de la educación, del voluntariado y la minería. Interviniendo como ponente en Congreso Internacional de la Historia de la Mineria (Ponencia que veremos a continuación). Ha editado dos libros: - Las chimeneas en el paisaje minero en el distrito Linares y su comarca.2009 - Historia y Leyendas de una ciudad que comenzaba a despertar. 2013

No hay comentarios

Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso