El Sindicato de Enfermería SATSE denuncia, dicen “el estrés y desgaste psicológico y emocional como factores de riesgo al que están sometidos continuamente los profesionales de Enfermería del Hospital San Agustín de Linares en el servicio de urgencias”. Una situación seque aseguran “se debe a las continuas demandas físicas y emocionales, tales como la criticidad de los pacientes, la falta de seguridad en el entorno laboral y la escasez de personal, entre otras”.

SATSE dice haber denunciado la falta de seguridad en el entorno laboral, “a través de múltiples notificaciones, con escritos que hemos ido realizando dirigidos a la dirección gerencia del hospital así como al Servicio de Riesgos Laborales y al Comité de Seguridad y Salud, destinados a prevenir y evitar estas circunstancias y que hasta el momento presente, de las medidas adoptadas no se ha obtenido ninguna solución eficaz”.

Es un hecho constatable, dicen, “que actualmente el tiempo enfermera necesario por paciente se ha visto exponencialmente incrementado, respondiendo este, al aumento de la demandas técnicas que el personal médico precisa para atender a la ciudadanía”.

Según SATSE, “la Dirección Gerencia pretende y utiliza como excusa para no incrementar la plantilla que no existe un aumento del número de pacientes atendidos”, pero, argumentan desde el sindicato que “el tiempo enfermera no es cuantificable tiendo en cuenta únicamente este dato ya que, en muchísimas ocasiones, a igual número de pacientes atendidos, existe una mayor demanda de técnicas de Enfermería (extracciones, punciones, sondajes, administración de medicamentos, cuidados…), aumentando así el tiempo enfermero por paciente”.

Insisten en que los profesionales de enfermería trabajan “estresados, con mucha presión, gran demanda asistencial y con una dotación de plantilla insuficiente lo que hace, que en caso de emergencia, exista el riesgo de una no disponibilidad de suficiente personal para atender esta situación en un ambiente de seguridad para el paciente”. Hacen hincapié en que “esta situación se agrava en los turnos de mañana y en los fines de semana en los que suceden importantes picos de frecuentación y cuya dotación de Enfermeros curiosamente disminuye”.

El aumento de la actividad hospitalaria es un hecho que la propia Dirección Gerencia ha tenido que asumir al tener que habilitar la tercera planta de Medicina Interna que estaba cerrada, dicen, por los recortes sanitarios, siendo el servicio de Urgencias el lugar donde reciben una primera atención y la puerta de entrada principal de estos pacientes al hospital. Desde SATSE también se denuncia que, “con la apertura de la tercera planta de manera unilateral, la Dirección Gerencia ha vulnerado el derecho fundamental a la libertad sindical consagrado en el artículo 28 de nuestra Carta Magna, al no facilitar ni existir negociación colectiva, tal y como se establece en el Estatuto Marco del Personal Estatutario de los Servicios de Salud y en el Estatuto Básico de Empleado Público sobre condiciones de trabajo del personal del SAS que ha utilizado para poner en funcionamiento esta planta”.

Por todo lo expresado, “el Sindicato de Enfermería SATSE no entiende que no se atienda a la demanda de aumento de plantilla del personal de Enfermería del Servicio de Urgencias ya que constituyen un eje fundamental para la atención de calidad y seguridad del paciente”, concluyen.