La Consejería de Fomento y Vivienda ha sacado a licitación las obras para finalizar la rehabilitación del Palacio Municipal de Linares, edificio del siglo XIX de gran interés arquitectónico y patrimonial y sede del Ayuntamiento, cuya segunda fase de remodelación cuenta con una presupuesto de 2,9 millones de euros, según ha publicado el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA). Las empresas interesadas cuentan hasta el 20 de diciembre para presentar sus ofertas y tendrán un plazo de 18 meses para ejecutar las obras.

La delegada del Gobierno andaluz en Jaén, Ana Cobo, ha puesto de relieve “la importancia de esta actuación que refleja el compromiso de la Junta con Linares y que supondrá recuperar un edificio histórico y de gran valor patrimonial para el municipio y permitir remozar un lugar emblemático de su casco histórico”.  Según la delegada, “se trata de un edificio de destacada relevancia urbana que, junto a la Iglesia de Santa María la Mayor en la que también se actúa para su restauración, la Real Casa de la Munición y la Moneda y el Pósito, hacen de la plaza del Ayuntamiento uno de los espacios más atractivos y representativos del municipio”.

Así, se trata de una actuación que va a mejorar el patrimonio de Linares y también las dependencias municipales y los servicios a la ciudadanía que desde las mismas se van a prestar, “además de contribuir a dinamizar la actividad en la construcción y a la generación de empleo tan importante en la localidad”, ha añadido.

Ana Cobo ha resaltado la cooperación de la Junta con su Ayuntamiento para la recuperación patrimonial de la ciudad, y fruto de ello fue el convenio de colaboración suscrito por ambas administraciones para financiar y ejecutar las obras, que serán afrontadas también ahora al 80% por la Junta y el 20% restante por el ayuntamiento, con fondos FEDER. La delegada ha recordado que “se trata de la segunda fase de intervención, ya que en 2015 se desarrolló la primera, con una inversión global de 1,44 millones de euros.

En esta primera fase de rehabilitación, ejecutada por la UTE conformada por las empresas Procyr Edificación y Urbanismo y Cyrespa Arquitectónico, se consolidó la estructura del Palacio Municipal para evitar el deterioro de tan emblemático edificio y conservarlo en condiciones adecuadas de estabilidad y protección. Con estas obras se actuó sobre la estructura de la cubierta, las paredes exteriores y el forjado de la construcción.

  Esta segunda fase permitirá culminar con la rehabilitación del edificio existente dotándolo de coherencia formal y funcional. El proyecto contempla actuaciones en casi 2.000 metros cuadrados con labores de albañilería, instalaciones, revestimientos y acabados, carpintería y cerrajería. Una vez concluido el Palacio Municipal podrá volver a albergar las instalaciones del Ayuntamiento, todo ello de conformidad con el nivel de protección patrimonial del inmueble.