La Plaza de Toros de Linares se convirtió en el día de ayer, 27 de  mayo de 2017, en el “Circus Máximo” de Cástulo, un auténtico circo romano donde los gladiadores ofrecieron este legendario espectáculo lleno de carreras de cuadrigas, combates y danzas, que lograron cautivar a un público entregado.

El Circo Romano, aunque tiene su origen en los antiguos hipódromos helenísticos, fue copiado por los etruscos para convertirse en una de las instalaciones lúdicas más importantes del Imperio Romano, junto con el teatro y el anfiteatro. Entre los circos más famosos destacan el Circus Máximo de Roma, y en la antigua Hispania el de Mérida, Tarraco o Segóbriga.

El Coso de Santa Margarita se convirtió en el Circo Romano de Cástulo por cuarto año consecutivo para exaltar el importante vínculo histórico entre Roma y Cástulo. El público, que prácticamente completó el aforo del histórico recinto taurino, pudo disfrutar de carreras a caballo, cuadrigas guiadas por un auriga -conductor-, combates cuerpo a cuerpo y exóticas danzas, todo ello con el fuego como espectacular protagonista invitado.

Tras las distintas pruebas superadas, finalmente fue solo uno el esclavo gladiador que se hizo con la victoria. Como recompensa, consiguió para si mismo el bien preciado de la libertad.

Finalmente, ya bien entrada la noche, tras los juegos en el “Circus Maximus”, las tropas cartaginesas, íberas y romanas volvieron de nuevo en desfile hasta el campamento situado  en la Plaza del Ayuntamiento, donde realizaron la “Ofrenda a los Dioses”. Este acto simbolizó la ofrenda realizada por los gladiadores vencedores en el exitoso combate, del que heroicamente habían salido con vida.

Os dejamos con dos vídeos de lo que fue la noche de gladiadores en el Coso de Santa Margarita. El primero con la entrada de los luchadores en el particular circo romano linarense. En un segundo vídeo, bajo estas líneas os ofrecemos un intenso resumen del espectáculo.