Portada Categorías Opinión FIESTA DE LAS CRUCES

FIESTA DE LAS CRUCES

El fin de semana pasado celebramos la festividad de las Cruces de Mayo. Yo recuerdo que cuando se instauraron, no hace tanto, se pensaba que no iba a tener mucho arraigo porque la fama ya la tenían Córdoba y Granada, sobre todo. Como siempre ante los negativismos nos equivocamos, para nosotros siempre es tiempo para una buena fiesta, sea de lo que sea y sobre todo para las Hermandades y Cofradías o las Asociaciones Vecinales. Ahora ya puede montar una cruz cualquier establecimiento y seguimos diciendo que es nuestra cultura, que lo es, pero incardinada en la cultura cristiana y su emblema: la Cruz.
Es lógico porque las celebraciones de las Cruces se deben, teniendo en cuenta los pueblos prerromanos con el engalanamiento de los árboles, como casi todo, a la expansión del cristianismo en la época de Constantino y su madre Santa Elena que tuvo mucho que ver. Santa Elena, según se dice, se encontró la cruz verdadera de Cristo en su peregrinación a Jerusalén allá por el año 326 y el día 3. Yo siempre supe que el día 3 de Mayo era el día de la Cruz, pero allá en Cantabria no se celebraba apenas. Por eso he tenido que documentarme y vivirlas aquí, donde son exaltadas.

La que he vivido de una manera algo activa ha sido la de la Parroquia de la Santa Cruz, que por primera vez ha decidido hacer su propia cruz desde y para su comunidad y quienes hayan querido visitarla. Por si me equivoco creo haber entendido que también ha hecho una Cruz el centro parroquial del Sagrado Corazón y el Pilar, pero salvando esto que me parece bien, tengo que resaltar que la primera Parroquia, como tal parroquia, que se ha animado a construir su cruz ha sido la de la santa Cruz, de la calle Velarde. He podido asistir a su organización, al trabajo de muchas personas, feligreses, sí, que han puesto todo su tiempo, su buen hacer, su disponibilidad, teniendo al frente a su párroco, Don Manuel Casado, un joven sacerdote que con su entusiasmo, su fuerza y el aglutinamiento de gente de todas las edades, ha conseguido que sea todo un éxito en dignidad, diversión y convivencia. Éramos la gente que nos vemos siempre en las actividades religiosas y que sabemos encontrarnos también en las profanas. Y se me decía que aunque llevan un objetivo recaudatorio, que es lo que yo pensaba, son también muestra de unión y de compromiso de las personas con su Iglesia, de sacar adelante cada cual a lo que pertenece según sus creencias. Se hablaba que lejos de buscar subvenciones, los problemas o gastos de cada cual los deberían sufragar los propios y además sentirse colaboradores y artífices. Por supuesto que todo esto tiene que contar con el liderazgo del párroco en todos los sentidos y personas responsables y comprometidas. Así suelen salir bien las cosas.

Porque no sé si los tiempos que corren van a ir terminando con las religiones, al menos lo intentan en la redes sociales, en las que la libertad y el respeto brillan por su ausencia. No entiendo esta mala educación, cuando menos, contra la religión católica que aún con sus errores y anquilosamientos es la organización, llamémosle así, que hace una enorme labor humana y social sin hacer preguntas en todos los aspectos, educativos, asistenciales, sanitarios, voluntariedades y lo que se nos ocurra. Se hacen cosas para el bien de los demás, dejemos a los que se equivocan, no generalicemos.

Todo es cuestión de optar con convencimiento y decidir, tener las cosas claras, no convertirlo todo en cultura porque a lo mejor a veces esta pseudocultura, que yo le llamaría tradición, puede convertirse en paganismo si no se mira al cielo y se ve recortarse una Cruz.

• Mujer y escritora. • Nació en Cantabria pero lleva más de 50 años viviendo en Linares. • Maestra y Directora del CEIP Santa Ana de Linares. Actualmente jubilada después de 40 años de docencia. • Articulista de opinión en periódicos de la provincia de Jaén. • Autora de numerosos relatos cortos, premiados en certámenes provinciales y regionales en los años 90. • Tiene en su haber dos libros de poemas y tres novelas. La primera de ellas, “La rebelión de las musas”, fue premio Diputación de Jaén 1999. La segunda, ”El rito del escorpión” fue publicada en 2008. En la tercera, “Susurros”, publicada el 21 de marzo de 2014, pretende rescatar del olvido y visibilizar a las mujeres de Linares. • Pertenece a colectivos culturales y organizaciones de mujeres a nivel local, provincial y regional. Actualmente forma parte de la Junta Directiva de Mujeres Vecinales de Andalucía y de Linares, dentro de la Federación de Asociaciones Vecinales Himilce de nuestra ciudad.

No hay comentarios

Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso