Portada Categorías General Broche cofrade a la noche del Viernes Santo con la procesión oficial

Broche cofrade a la noche del Viernes Santo con la procesión oficial

La estación de penitencia del Santo Entierro de Cristo fue la última en celebrarse, en la tarde-noche del Viernes Santo, en la ciudad de Linares. A partir de las siete comenzaba a formarse, en plena Plaza de San Francisco, el cortejo procesional de una cofradía que, como manda la tradición, ostentó ese carácter de oficialidad del que goza y que aún perdura en el tiempo. El misterio de Jesús reposando ya inerte en el sepulcro caminó con solemnidad durante todo su itinerario, bajo el acompañamiento de numerosas personas.

En primer término desfiló la Banda de Cabecera de la Quinta Angustia, encargada de abrir paso, musicalmente, a un cortejo en el que, de nuevo, se contó con representantes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) para custodiar los cuatro pasos de la procesión, así como varios miembros de su unidad equina. También hubo representación de los diferentes estamentos sociales de la ciudad linarense, destacando entre ellos los ámbitos económico y empresarial, el civil y el político, así como el eclesiástico y el cofrade.

Numeroso público en las calles, en una noche muy agradable en lo meteorológico, para acompañar, en primera persona, al Cristo yacente de Víctor de los Ríos, imagen que procesionó a costaleros al son del tan característico “San-to Se-pul-cro”, propiciado por el toque de los emblemáticos tambores de pellejo. Muy especial el momento de la salida del Señor desde la parroquia de San Francisco, ya que fue llevado a hombros por agentes policiales desde el templo hasta su paso.

El cortejo procesional, cargado de simbolismo y solemnidad, se completó con el resto de los sagrados titulares de la cofradía, es decir, la Santísima Virgen de las Angustias, la Santa Vera Cruz y Nuestra Señora de los Dolores en su Soledad. Precisamente, la Virgen de la Soledad fue la imagen que lució la principal novedad del Santo Entierro para este año, ya que estrenó la parihuela de su trono, el cual fue cargado por cuadrilla mixta de horquilleros.

Uno de los momentos de mayor recogimiento de la estación de penitencia fue la segunda salida de la Soledad, que se produjo tras la finalización de la procesión oficial el Santo Entierro. Fue a partir de las doce y media de la noche cuando la Dolorosa se reencontró con Linares, pero ya sin música ni corona, para recibir el acompañamiento y la devoción de muchísimos devotos que se congregaron en torno a Ella. Un pequeño recorrido por las calles más céntricas de la ciudad sirvió para que la Virgen paseara por última vez por su ciudad, poniendo así el broche a una maravillosa jornada de Viernes Santo.

comparte!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Buffer this page

No hay comentarios

Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso