Portada Categorías General Cita con la belleza de las imágenes de “Los Estudiantes”

Cita con la belleza de las imágenes de “Los Estudiantes”

La climatología sigue sonriendo a la población cofrade local. La tarde-noche del Miércoles Santo ofrecía un aspecto tremendamente primaveral, de ahí que invitara a salir a las calles para disfrutar de la estación de penitencia de la Hermandad de los Estudiantes. Numerosos vecinos de la ciudad así lo hicieran y se encontraron con la belleza que dejó la imagen del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y la Señora de la Consolación. A partir de las seis de la tarde iniciaba su recorrido procesional esta cofradía, al igual que “La Borriquilla”, desde las dependencias parroquiales del templo de San José.

Minutos antes de la salida del cortejo ya sonaban las primeras marchas de la Banda de Cabecera Salesiana, una formación musical que gana en número de componentes a cada año que pasa. El centro de las miradas era la calle Santa María Rosa Molas, lugar adonde acudió el pregonero de la Semana Santa 2017, Luis Moya Conde, acompañado por el diputado mayor de Gobierno de “Los Estudiantes”, para ordenar que se abrieran las puertas y comenzara, así, a desfilar la procesión. Los tramos de nazarenos del Cristo formaban filas a lo largo de una calle estrecha en la que no cabía un alfiler.

Los primeros momentos de la estación de penitencia llegaron cuando el capataz del paso de misterio, Enrique Rivero, iniciaba el rezo con su cuadrilla de costaleros. A continuación, tras los correspondientes golpes de martillo, el majestuoso trono hacía su “levantá” a pulso “aliviao” para que el imponente Crucificado, obra del escultor sevillano Luis Álvarez Duarte, saliera a las calles a encontrarse con la ciudadanía local. Tras el Señor sonarían las marchas de la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Salud, que cesaron sus toques al producirse la primera parada; esa que indicaba que ya tocaba celebrar, junto al convento de las hermanas de la Consolación, el tradicional y emblemático acto estudiantil, protagonizado este año por el Colegio Tetuán.

Tras la lectura del discurso, saeta y comienzo de un camino firme, sereno y de frente, pues había que buscar la zona más céntrica de Linares antes de regresar al barrio de San José. Y así fue como la cuadrilla del Señor llevó a su sagrado titular por las calles. Por su parte, la cuadrilla de costaleras de la Señora de la Consolación hizo lo propio tras su salida. La Virgen también fue recibida con un cante por saetas y una espléndida petalada desde el balcón del convento que lleva su nombre. Radiante como ella sola, fue mecida con sumo cariño, fe y devoción por sus fieles y valientes mujeres, quienes le profesaron en todo momento el puro y sincero amor que por Ella sienten.

No hay comentarios

Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso