Bajo una noche muy primaveral procesionó, por las calles de Linares, la Hermandad de la Santa Vera Cruz y Cofradía de Penitencia y Silencio de Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Madre de Dios María Santísima de la Salud en su Soledad. La zona más céntrica de la ciudad y su Casco Antiguo se impregnaron, un año más, del silencio, la sobriedad, la solemnidad y el recogimiento que caracterizan a esta cofradía. La hermandad protagonista del Martes Santo realizó su estación de penitencia, bajo un numeroso acompañamiento de personas, a partir de las 21:30 horas, desde la parroquia de San Agustín.

Este 2017 es un año especial para la Vera Cruz, ya que se conmemoran los 25 años de la primera salida procesional del Cristo de la Humildad. La celebración de esta efeméride se inició el pasado Miércoles de Ceniza, día en que la sagrada imagen presidió el tradicional Víacrucis organizado por la Agrupación Arciprestal de Hermandades y Cofradías. Además, debido al cumplimiento de este cuarto de siglo, la cofradía preparó varias iniciativas de especial simbolismo para la noche del Martes Santo: la Vera Cruz salió sin sudario, tal y como ya lo hizo la primera vez, mientras que el Señor no llevó el cordón que le servía como atadura.

También se conmemoró, en las calles, el vigésimo aniversario de la bendición de María Santísima de la Salud en su Soledad, titular mariana de la hermandad, de tal manera que la Señora lució la corona de plata que llevaba en aquel momento de hace ya dos décadas. Como novedad digna de mención, en el cortejo procesional salió la Capilla Musical Vera Cruz, un pequeño conjunto de instrumentos de música de capilla que anunciaba a los presentes la próxima y anhelada llegada de ambos pasos con sus respectivos titulares.

Esta procesión volvió a dejar varios momentos de belleza, siendo sus puntos de especial interés el solemne encuentro de la cofradía con las Hermanas de Santa Ángela la Cruz, quienes rezaron cantando a Jesús y a María desde la reja de su convento de la calle Conde de Romanones. No faltaron tampoco los dos actos penitenciales que la Vera Cruz realizó tanto en Santa María como en San Francisco, al igual que los actos previos a la salida, llenos de intimidad para todos los hermanos. También este año, por segundo consecutivo, el Coro y Orquesta MusicAlma le cantó a las imágenes en la escalinata de la lonja de Santa María.