Las “Bandas de Cabecera” son bandas de Semana Santa que se sitúan al principio de la procesión, las cuales tienen una gran tradición en Linares, donde, a día de hoy, hay 7 Bandas de Cabecera, siendo estas por orden de salida: Santa Cena Sacramental, Siete palabras, Rescate, Nazareno, Expiración, Descendimiento y Santo Entierro.

Las Bandas de Cabecera nacen en Linares en 1969 como consecuencia de la falta de bandas de soldados romanos -los famosos “Armaos”- que sufrían algunas cofradías de nuestra ciudad. Tanto es así que, hartos de la situación, algunos hermanos de la Expiración deciden crear una banda propia que, hoy día, sigue siendo una de las más importantes. Unos pocos años después le seguirían la banda del Rescate (1972), la del Nazareno y la de la Santa Cena (1975).

Aunque la mayoría de estas bandas nacieron como bandas de cornetas y tambores, poco a poco se fueron transformando en Agrupaciones Musicales añadiendo nuevos instrumentos, como clarinetes y saxofones. Sin embargo, el cambio más radical fue la introducción de los contragolpes de percusión por un componente de la Expiración.

Más tarde, Don Tomás Arboledas Rivera (Caja principal del Nazareno hasta 1998) desarrolló esta idea dotando a estas bandas de un ritmo más propio de una batería que de una banda de Semana Santa propiamente dicha. Hoy día, aún se escuchan en la madrugada Linarense algunas de sus marchas de percusión.

Con el paso de los años cada Banda de Cabecera ha desarrollado su propio estilo, por lo que cada una de ellas es única, siendo estas las artífices, en gran parte, de que la Semana Santa de Linares sea declarada de Interés Turístico Nacional, y conocida en toda España.

Por todo ello, desde Asopedis y Disminusport se ha organizado un año más la “XV Edición del Concurso de Bandas de Cabecera 2017”. Se pretende con estas distinciones reconocer el trabajo de las Juntas de Gobierno de las distintas Cofradías y Hermandades de Semana Santa de nuestra ciudad, al igual que el trabajo de todos los responsables y componentes de todas las Bandas de Cabecera de nuestra ciudad, su esfuerzo y sacrificio tanto humano como económico, pues todas las Hermandades saben lo que cuesta mantener una Banda de Cabecera.