Siempre me ha gustado el mes de abril, es el mes de las letras por excelencia y decir esto es decir cultura, cultura y muy nuestra, como la que proclaman los que voy a felicitar ahora. De vez en cuando es gratificante escribir algo para felicitar, me gusta felicitar por la ilusión, la esperanza y la confianza que nos van dando a los que a veces pensamos que no nos queda ninguna. Pero la vida es de ellos, ahora, de los jóvenes, eso siempre lo he tenido muy claro y lo he practicado.

Felicito en primer lugar a Luis Miguel Moya Conde, sí, teniente alcalde, concejal muchos años, pero no es por eso por lo que le traigo a estas páginas con todo cariño. Lo traigo porque este año es el Pregonero Oficial de la Semana Santa de Linares y casi ya está en capilla. El día que lea esto será el gran día. Luis, “mi Luis”, es uno de los alumnos míos más queridos y más recordados siempre. Le recuerdo desde que era casi “un querubín”, por su pelo, siempre tuvo cara de bueno, algo de pillo tras esa sonrisa cariñosa, de letra grande y destartalada, “me parecían hormigas corriendo cada una por su lado” y siempre se lo digo, le gustaba la historia, siempre fue de letras aunque supongo que se le den bien las cuentas como tiene que practicar ahora. Tiene cierta vena poética en sus escritos, tiene profundidad en sus investigaciones, le gusta, se documenta para escribir. Luis se merece hoy hablar a todos los linarenses como hombre de principios y de amor por la cultura de Linares, teatro incluido, como hombre educado e instruido. Estoy muy orgullosa de él, humana y culturalmente, siempre me dice “seño” porque para los dos es un apelativo familiar y yo le conozco y le quiero por encima de muchas cosas y personas. Él también, los dos lo sabemos.

También quiero felicitar a nuestros jóvenes cineastas, a los que conozco y valoro mucho, J.M Asensio, Rocío García Pérez y Juan José Patón. También a J.M. Hernández por todo el apoyo al cine linarense desde su gerencia del Bowling Linares, tan nuestro. Los felicito sinceramente y con alegría y orgullo. Todos estos premios, merecidos sin duda, han partido de la Asociación Jaén Audiovisual, les deseo trabajo y mucha proyección nacional, que también cuentan en su haber. Sus trabajos, “Error”, de Asensio, como mejor sonido; “Art revolución”, el documental de Rocío García Pérez, una mujer, doble satisfacción y el largometraje “Todo acaba al final del día” de Juanjo Patón, compañero de tertulias tienen que ser muy buenos, aunque todavía no he tenido la oportunidad de verlos, seguro que pronto lo haré.

También me alegro cuando Belin cosecha premios y el grupo de fotógrafos cuando expone y me gustan. Me gustan. Por eso a todos los jóvenes, hombres y mujeres, en el camino de protagonizar su propia vida, les animo a seguir su sueño, porque estoy segura de que se cumplirán si los persiguen, si no los abandonan, no importa lo que haya que esperar, aunque ellos no esperan, es verdad, simplemente siguen su senda, los balances se quedan para las personas como yo que, aunque sigamos, ya nos van quedando menos.

Pero uno de los míos, sin duda, es poder ver que mis queridos jóvenes, hombres y mujeres de Linares, siguen la estela de siempre, el paisaje lateral va cambiando pero el camino central es el mismo para quienes quieren seguir escribiendo la historia desde las raíces que les sujetan. Yo lo sé de quienes conozco y de estos estoy segura, no puedo decir lo mismo de todos, que dentro de los míos son los menos. Yo soy de una generación que se mira mucho en los jóvenes que hemos contribuido a educar. A veces no puedo saber dónde llegarán pero cuando lo conozco sé que es lo que pensaba y merecían. Y de los que hoy felicito, lo sabía.