Portada Categorías Magazine NOMBRES CON EMBRUJO, CON LEYENDA: “LA TORTILLA”

NOMBRES CON EMBRUJO, CON LEYENDA: “LA TORTILLA”

¿Qué pensaría esa pueril y alta sociedad americana, nuevos ricos sin historia, cuando en una de sus más importantes ciudades tuvo su puesta de largo, una fundición, de nobles y rancios propietarios británicos, cuyo nombre era tan castizo y alimenticio?
Filadelfia, aquella ciudad, cuna de la cultura estadounidense, donde Benjamin Franklin, como hijo de esta tierra, tocó por primera vez la campana de la libertad, quedó asombrada. ¿Linares?…, ¿dónde está Linares?…
Los caracoleados corrillos de gente muy bien vestida y acicalada hablaban, mientras que, con histriónicas voces de un lado a otro del gran salón de estilo versallesco, copiado al mínimo detalle, como el joven que quiere aprender de los viejos maestros, de la reciente inaugurada Exposición Universal:
– En Europa – decían muchos -, en España – hablaban menos -, en Andalucía – comentaban pocos -.
– En Linares – aclaró en perfecto castellano, aquel que vestía con amplia capa de fieltro negro, camisa de blanca seda y sombrero de ala ancha, con pluma de perdiz extremeña – se ha creado la fundición más grande de la vieja madre.
– Y ¿qué se funde allí, tan lejos… oro? – Jocosamente se dirigió a éste, la bella dama pelirroja, con aire de saber lo que no tenía importancia -.
– ¡No, no! – aseveró un alto, esbelto, singular, culto, algo aventurero y aprovechado señor, con pinta británica, a quien habían presentado como Sir Thomas Sopwith – “Lead and silver. His name is La Tortilla”.

– La Fundición con sus tres líneas ferreas: Una de ví estrecha hacia La Carolina, otra de vía ancha hacia Málaga por Puente Genil y el tranvía. 1910

Pero antes del 1875, año en que oficialmente fue inaugurada, en este lejano lugar por agentes extranjeros, ya tenia su nombre, ya había sido laboreada, para reyes, guerras y palacios, durante siglos y siglos. Pedro Francisco de Torres, en su Historia de Baeza en 1821, las señala como tales, como minas adscritas al Crédito Público.

¡Qué gran salto diste! De tres humildes hornos y una cuba de desplate pasaste, entre 1890 a 1912, a veinticuatro hornos reverberos y diez cubas, que fundieron más de 23.000 toneladas de plomo dulce, obteniendo un rendimiento en plata de 87.000 Kilos de término medio anual, ayudados, claro, por una plantilla de 600 trabajadores. Con terminal específica de la compañía ferroviaria MZA para el transporte del mineral; con tu línea de tranvía para acercar dignamente a los trabajadores a su brillante y orgullosa fábrica; Con unos de los primeros teléfonos directos que se colocaron en España, para comunicar la factoría con su sede social, ubicada en la nueva y bella Plaza Alfonso XII.
Con el lingote de plata jamás fundido para la empresa Kodac en Europa.
Con tu coqueto pueblecito, donde no cayó ninguna bomba en una triste contienda, compuesto por bellas casas de influencia europea, de hermosos soportales, de parterres floridos de hiedras y rosas, jardines bellamente podados y huertos con los más inverosímiles frutos para aquella época.

– Ultima imagen áerea de la fundición en pleno rendimiento y vida en su poblado. 1958

Pero, cual realidad de vida, todas no fueron luces. Algunas sombras marcan tu dinámica existencia. Así, en la primavera 1912, cuando solo el campo tenía que estar en flor, tuvo lugar una huelga revolucionaria, con la consiguiente ocupación militar de este Linares orgulloso, donde el propio Pablo Iglesias, tuvo que mediar para que los trabajadores regresaran a su puesto de trabajo. Incluso cambiaste de dueño, al incautar las acciones de capital británico, el Ministerio de la Guerra del gobierno español, al considerarte, fundición de interés estratégico y militar. Brotaban en el aire los vientos de La Primera Guerra Mundial.

Y… ¿de dónde viene ese nombre? Cuando debía de llamarse con el simple nombre “De Vega”, por su ubicación, en tan enorme y rico cortijo, donde, frutales, centeno, maíz, algodón, legumbres, sayones, serones, jubones y azadas, que alimentan a unos seis mil sudorosos espíritus, conviven con las aguas de un arroyo linarense.
Corriente plácida del básico y, no siempre claro elemento, se llamó como el lugar del castillo de origen moruno: Arroyo de Baños. Y, conocido, por el argot popular y calé, gracias a las morenas cíngaras que vendían sus ancas de rana con cante entrecortado, callosas manos de hábil movimiento para hacer desaparecer lo ajeno, como Periquito Melchor, en memoria del dueño de un molino que pasó a la historia por su singular noria.
En esta idea enclavamos el pequeño y sonoro nombre “Tortilla”. No como plato tradicional realizado con aceite y huevo batido, al cual se le ha añadido tradicionalmente patata, “ajoporro”, champiñón, espárrago…o, en demasiadas ocasiones otro huevo; sino, y según cuenta los viejos del lugar en este terruño criados, al diminutivo de torta. Torta, como terreno plano, llano y de forma más o menos circular u ovalada, que se le quita al suelo agrícola y cultivable para otros menesteres.

Y estos tradicionales y endémicos menesteres, que ya empezaron a dar de comer a treinta y dos mil almas fatigosa de pico y carburo, estuvieron claros desde sus comienzos. Yacimientos de maleable plomo y rica plata, que con el nombre tan singular fueron ampliándose a lo largo del decimonónico siglo, con extranjerismos tan singulares como Lord Derby, Lord Randolph y Lord Salisbury.

La Tortilla, de fuego lento en fogones desconchados, ya tenía nuevos y curiosos ingredientes para completar, como plato entrante o único el gran manjar industrial que supuso la Fundición que cambio, no solo el rumbo de la historia, sino, que también transmuto a seres desvalidos en su esencia, en personas dignas y sufridoras, capaces de mover muros de miseria.

– Imagen de la Compañía, con un uso publicitario. Para toda Europa. 1908

Nació en Linares en el seno de una familia de tradición minera, cuyas formas de vida y de percibir el mundo, basada en el sufrimiento de intentar sobrevivir día a día, marcaron su forma de ser. Estudió Magisterio en la especialidad de Ciencias Humanas. Posteriormente realizó un Master en la Facultad Ramón Llull de Barcelona en “Dirección y Gestión de Entidades Sin Ánimo de Lucro y Economía Social”, donde publicó un análisis exhaustivo de “El papel de los movimientos sociales y el voluntariado en la España del siglo XXI” Su origen y su formación académica han influido en su quehacer profesional. Así, ha sido Director de la Escuela de Educación Social “El Puntal” de Jaén, Director del Colegio Público “Santa Teresa Doctora” de Linares, Asesor Externo del Centro de Profesores Linares-Andújar, Secretario y Vicepresidente de La Federación “Himilce”, asesor de La Confederación de Asociaciones de Vecinos de Andalucía y Consejero Académico del Centro de Estudios Linarenses. El compromiso con la filosofía del voluntariado, con su pueblo, y con su legado minero lo han llevado a tutelar numerosas y multitudinarias marchas por este patrimonio. Así como numerosas publicaciones y cursos de formación tanto en el campo de la educación, del voluntariado y la minería. Interviniendo como ponente en Congreso Internacional de la Historia de la Mineria (Ponencia que veremos a continuación). Ha editado dos libros: - Las chimeneas en el paisaje minero en el distrito Linares y su comarca.2009 - Historia y Leyendas de una ciudad que comenzaba a despertar. 2013

No hay comentarios

Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso