Portada Categorías Opinión EL CLUB DE LAS MARIDAS

EL CLUB DE LAS MARIDAS

Cerramos el mes de marzo, el mes de la mujer aunque todos los meses deberían serlo cuando es una asignatura pendiente de la Humanidad aunque ahora, milenios después, es cuando nos empezamos a dar cuenta.

La historia de la Humanidad ha estado jalonada de avances y progresos, de luchas y esfuerzos para ir conquistando la identidad, la convivencia, los inventos, las reivindicaciones, al fin y al cabo la libertad colectiva e individual principalmente para nosotros los humanos. Y es un hecho que fuimos creados o evolucionados como hombres y mujeres, “hombre y mujer” los creó, eso es incuestionable.

Desde entonces, dotados y dotadas de inteligencia y emociones ambos, se ha luchado, ha habido guerras, batallas, distanciamientos, acuerdos… recordemos a los pueblos primitivos, a los de la Edad Antigua, Media, los negros, los indios, los indígenas, las culturas, las religiones, todos en su tiempo mantuvieron su lucha y fueron consiguiendo unas civilizaciones si no más pacíficas, sí algo más cohesionadas y culturalmente diferenciadas. Para ello fue necesaria la unión, el cambio de mentalidad hasta que el mundo llegó a creer que se habían conseguido muchas cosas y que para ello había hecho falta la unión de los semejantes e incluso de los contrarios. Todo esto es cierto como también que hay una lucha que no ha llegado a su fin y que quiero creer que ya está cerca: la lucha de las mujeres por conseguir su equiparación con sus semejantes los hombres, la igualdad, la equidad, los mismos derechos, porque está claro que todavía las mujeres no hemos conseguido ni la libertad ni la igualdad como seres humanos.

Pero mirando otra vez la historia, y esta vez con perspectiva de género, esto no ha sucedido hasta que no nos hemos dado cuenta por nosotras mismas de que debemos unirnos, lo que los otros se dieron cuenta antes, nosotras por estar bajo su yugo no pudimos percatarnos de la realidad, se creía que era así, como todavía creen muchas, Vamos atrasadas en el tiempo y todos los factores han estado en nuestra contra. A través de los años ha habido mujeres individuales muy importantes, Aspasia, María, Hipatia, Juana de Arco… Hay que avanzar hasta el siglo XIV y XV para descubrir a Cristine de Pizan que fue una filósofa, poeta humanista y la primera escritora profesional de la historia. Su obra más conocida, La ciudad de las damas (1405) está considerada por algunas autoras como precursora del feminismo occidental. Después en el siglo XVIII fue Olimpia de Gougues, escritora, dramaturga, panfletista y filósofa política francesa, autora de la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana en la Revolución Francesa.

A partir de ahí, el mundo de las mujeres comprendió que era necesario unirse y sororizarse fuera cual fuera el país, se había abierto el canal de comunicación entre todas. A partir de ahí se concretaron los objetivos entre los que se destacó como prioritario el derecho al voto.

En Mujeres Vecinales para conmemorar el 8 de marzo, se ha representado estos días el teatro “El club de las maridas” que es como se denominaba a las mujeres pertenecientes al Lyceum Club, una asociación que buscaba la dignidad del trabajo, la cultura, la educación, la libertad e independencia de las mujeres y el derecho al voto. Una de estas mujeres, Clara Campoamor, arropada por las demás, lo consiguió en 1931, que es lo único que hemos conseguido de verdad, lo demás está pendiente.
Las mujeres vecinales, convertidas por un tarde en María de Maeztu, Clara Campoamor, Victoria Kent, Zenobia Camprubí, María de la O Lejárraga, María Goyri, Elena Fortún y Carmen de Burgos, por empezar por algunas, participaron en un encuentro entre sí mismas como protagonistas del Lyceum Club de 1.926 a 1.936. Los maridos eran hombres ilustres, no más que ellas, que no voy a nombrar para visibilizarlas a ellas. Han hecho un trabajo memorable al personificar a estas mujeres del que me siento muy orgullosa. Estas mujeres, estas maridas, tenían preparación, cultura y tiempo además de espíritu feminista de lucha por las mujeres. Fueron nuestras antecesoras, después de ellas la época oscura de la dictadura en la cual todo lo ganado se perdió y la casa de las 7 chimeneas quedó convertida en sede de la Sección Femenina, paradigma de la vuelta a la sumisión y la privación de libertad para las mujeres. Un retraso que nos está costando levantar.

Es por tanto muy importante que las vayamos conociendo y aprendiendo de ellas. Sé que esta es nuestro cometido al mismo tiempo que seguir en la lucha: visibilizarlas. El siglo XXI comenzará de otra forma al no dejarlas atrás. Gracias a ellas podemos continuar donde lo dejaron. Y avanzar.

• Mujer y escritora. • Nació en Cantabria pero lleva más de 50 años viviendo en Linares. • Maestra y Directora del CEIP Santa Ana de Linares. Actualmente jubilada después de 40 años de docencia. • Articulista de opinión en periódicos de la provincia de Jaén. • Autora de numerosos relatos cortos, premiados en certámenes provinciales y regionales en los años 90. • Tiene en su haber dos libros de poemas y tres novelas. La primera de ellas, “La rebelión de las musas”, fue premio Diputación de Jaén 1999. La segunda, ”El rito del escorpión” fue publicada en 2008. En la tercera, “Susurros”, publicada el 21 de marzo de 2014, pretende rescatar del olvido y visibilizar a las mujeres de Linares. • Pertenece a colectivos culturales y organizaciones de mujeres a nivel local, provincial y regional. Actualmente forma parte de la Junta Directiva de Mujeres Vecinales de Andalucía y de Linares, dentro de la Federación de Asociaciones Vecinales Himilce de nuestra ciudad.

No hay comentarios

Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso