Portada Categorías Opinión YA DE VUELTA

YA DE VUELTA

¡Qué alegría volver a Linares, a casa, después de un viaje, aunque éste haya sido muy satisfactorio! No siempre había sido así, recuerdo que ha habido veces que ha costado volver porque existía ese regusto a la pólvora de la previsible nostalgia, pero tengo que reconocer que ya no, que los años pasan y se sabe que nada es para siempre. Sin embargo a todo esto se le añade algo positivo, el cumplimiento de los sueños deja un sedimento imperecedero, el recuerdo se queda tan serenamente en lo que es la vida, no se echa nada de menos, se ha cumplido y os aseguro que de vez en cuando se cumplen. Nunca se sabe, nunca es tarde y hay que seguir.

He realizado un viaje a París y a Bruselas unos días, este año he conmemorado el Día de la Mujer en la sede de la Unión Europea, también para reivindicar, dándome un gusto, aunque he recordado muy vívidamente los actos en los que siempre participo aquí junto a muchas mujeres. Me encanta viajar aunque reconozco que es casi igual la realidad al sueño. Me gustan sobre todo los lugares cálidos en todos los sentidos, el norte de Europa es frío, serio, silencioso, riguroso y esta vez con demasiados controles y vigilancia, que no rechazaba al estar como estamos. La gente iba y venía a y de sus quehaceres, a y de sus obligaciones. Echaba de menos las paradas para charlar, los saludos, fumar cuando me apeteciera, ese caminar rodeado de los demás sin prisas, el calor de la compañía en general, aunque vayas sola. En España se vive mejor, seguro y no tenemos que envidiarle nada a nadie. Y eso es muy gratificante.

Sin embargo ir sola tiene su encanto, estás en otra ciudad donde nadie te conoce pero sabes valértelas, al final todo el mundo se entiende, el lenguaje no verbal funciona y cada cual tiene su casa a la que volverá, normalmente temprano para nuestra forma de vivir, para mí todas las casas, si las haces un hogar, son iguales. Al final muy interesante y todo es igual a como lo vemos en tantos libros o en tantos vídeos o películas. Los edificios de la sede de la Unión Europea, parlamento, comisiones y demás son inmensos, se diría que es como una Torre de Babel, nunca mejor dicho porque dentro, pasando todo el día realmente, pululan por lo menos alrededor de tres mil personas por decir algo, que a lo mejor son más y vas como en una ciudad acristalada y metalizada de la que apenas se sale, hay tiendas, comedores, bancos, de todo para permanecer allí. Al final casi sientes claustrofobia porque si sales ya es difícil volver a entrar, eso las personas de a pie, que los demás tienen sus pases. Quizá por eso Bruselas queda casi para el turismo que sí hay establecimientos y personas dedicadas a él. Su centro es acogedor con la Grand Place. Preciosa.

Antes de ello pasé por París, la ciudad bella por excelencia aunque tiene más calidez Madrid y no menos belleza, es cómo se aprende a valorar lo nuestro. Lo había visto en un anterior viaje pero lo que no había visto y a lo que me dediqué es a pasar el día en dos museos preciosos: el Museo Rodin y el D´Orsay, ap’arte de caminar junto al Sena. Escultura pura, que me encanta. Ver el Pensador real y la Puerta del Infierno casi dieron justificación a mi viaje.

No he escrito esto para personalizar cosas, aunque lo he hecho, a veces pienso que me gustaría escribir un libro de viajes para dejar plasmadas mis impresiones, porque viajar abre la mente, serena las prisas, enriquece las raíces propias, valora lo que tenemos y a la vez nos confirma en la pertenencia a un mundo con el que hemos caminado toda la vida. Pero en realidad lo que verdaderamente tiene importancia es vivirlo personalmente y después atesorarlo y recordarlo y no comparar.

• Mujer y escritora. • Nació en Cantabria pero lleva más de 50 años viviendo en Linares. • Maestra y Directora del CEIP Santa Ana de Linares. Actualmente jubilada después de 40 años de docencia. • Articulista de opinión en periódicos de la provincia de Jaén. • Autora de numerosos relatos cortos, premiados en certámenes provinciales y regionales en los años 90. • Tiene en su haber dos libros de poemas y tres novelas. La primera de ellas, “La rebelión de las musas”, fue premio Diputación de Jaén 1999. La segunda, ”El rito del escorpión” fue publicada en 2008. En la tercera, “Susurros”, publicada el 21 de marzo de 2014, pretende rescatar del olvido y visibilizar a las mujeres de Linares. • Pertenece a colectivos culturales y organizaciones de mujeres a nivel local, provincial y regional. Actualmente forma parte de la Junta Directiva de Mujeres Vecinales de Andalucía y de Linares, dentro de la Federación de Asociaciones Vecinales Himilce de nuestra ciudad.

No hay comentarios

Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso