CSIF denuncia que, según datos de la propia Consejería de Educación, desde el curso 2012/13 al curso 2016/17 se han reducido las unidades de segundo ciclo de Educación Infantil en un total de 130 unidades en la provincia de Jaén, 1.162 unidades en toda Andalucía. Mientras que la enseñanza concertada ha incrementado 21 unidades en toda la Comunidad, dos en nuestra provincia. Además de la pérdida de unidades, el sindicato se preocupa por la destrucción de puestos de trabajo de docentes no universitarios en los últimos años. Desde 2010 a este año ha habido una bajada progresiva en el censo y mientras que en 2010 se superaban los 9.000 docentes, en este año se cuenta con 7.600, es decir, 1.400 docentes no universitarios menos en la provincia de Jaén.

Para el Sector de Educación de CSIF Andalucía, estos datos vienen a demostrar claramente que se ha producido un desequilibrio entre la enseñanza pública y la concertada a favor de ésta y ponen de manifiesto la supresión de unidades de educación infantil, la reducción de miles de plazas de maestros y el efecto tan negativo que ha tenido este fenómeno en la contratación de interinos.

Por ello, CSIF-A muestra su malestar por las continuas referencias a una supuesta mayor carestía de la Enseñanza Pública frente a la concertada y denuncia una utilización interesada de los datos económicos, porque no se tienen en cuenta factores que inciden de forma notable en el gasto educativo como la atención al alumnado con necesidades educativas, la atención a la diversidad y la universalidad de la enseñanza pública que atiende a zonas rurales y zonas desfavorecidas, en las que la concertada no tiene presencia, por lo que entiende necesario trasladar a la ciudadanía andaluza los valores de la educación pública.

Ahora que la consejera de Educación ha asegurado que garantiza los conciertos actuales y que se han celebrado las reuniones de las Comisiones de Convenio en las distintas provincias andaluzas para la renovación o aprobación de nuevos conciertos, CSIF-A exige a la Consejería tener conocimiento de las propuestas que realicen las citadas comisiones y los datos de la Consejería, así como un compromiso para que cualquier medida que se adopte no repercuta negativamente en la Educación Pública y que en ningún caso la minoración de unidades se aplique a los centros públicos.

Por último, propone a la Consejería que el efecto de la disminución de la demanda educativa en algunas localidades se aproveche para mejorar la calidad de la educación bajando las ratios, enmarcando la medida en un plan de disminución progresiva y generalizada de ratios en toda Andalucía.