Agentes de la Policía Nacional han desmantelado un grupo criminal que presuntamente estaba extorsionando y amenazando gravemente a un empresario de Linares. El grupo supuestamente realizó préstamos al hijo del empresario que se encontraba sumido en la ludopatía, exigiéndole pagos de intereses desorbitados bajo coacciones y amenazas. Debido a la presión al que era sometido, la víctima optó por abandonar la ciudad huyendo de las amenazas ejercidas por los detenidos. La Operación Almadraba se ha saldado con la desmantelación del grupo criminal y la detención de sus doce integrantes, todos ellos pertenecientes al clan de los Mallarines.

Los investigadores tuvieron conocimiento de que un empresario de la localidad estaba siendo extorsionado por los miembros del clan que le exigían, de manera constante, cantidades que oscilaban entre los 300 y 2.000 euros en concepto de pago de una presunta deuda contraída por uno de sus hijos al que supuestamente le habían prestado diferentes cantidades pequeñas sin ser informado del abono de tipos de intereses, haciendo frente a parte de la deuda, pero siéndole imposible saldarla definitivamente. La deuda inicial era de 1.000 euros, por ella había abonado más de 3.000 en tres meses consecutivos, necesitando hacer un pago de 1.300 euros más otros mil mensuales, para poder saldar la deuda inicial de 1.000 euros.

Huida de la ciudad

Debido a la presión ejercida por el clan, la víctima optó por abandonar la ciudad, siendo el padre el que tenía que responder por dichas deudas, algo que hizo durante varios meses. El empresario, ante el intento de suicidio de su mujer provocado por la brutal presión que ejercían los arrestados, denunció los hechos en Comisaría.

Los investigadores identificaron a los doce miembros del grupo criminal, todos pertenecientes al mismo clan, que bajo una estricta organización y distribución de funciones operaron en los hechos denunciados.

Cerco a la víctima

La investigación abierta puso en conocimiento de los agentes que el grupo era conocedor de los problemas de ludopatía que atravesaba una de las víctimas, por ello, uno de los integrantes de edad similar, le captó y, mediante engaño le convenció para aceptar un préstamo que le deseaba hacer a título personal y de amistad con el fin de que pudiese solucionar sus problemas económicos. El importe pactado era de 1.000 euros, sin embargo le entregaron 900, aduciendo el prestamista que 100 euros correspondían a los gastos del préstamo. Por este importe, la víctima tenía pagar 300 euros mensuales, que al no poder hacer frente a los pagos, se fue endeudando préstamo tras préstamo, convirtiéndose el pago mensual en 2.160 euros.

Debido a la elevada cantidad que le suponían mensualmente los réditos que le exigían y agravado por sus problemas de ludopatía, la víctima comenzó a retrasarse en los pagos intentando mediar con los presuntos extorsionadores con el fin de acordar una forma de reembolso más flexible, recibiendo por respuesta amenazas e intimidaciones.

Inmerso en una situación económica insalvable, los detenidos sabedores de este extremo, le aconsejaron marcharse de Linares, centrando su objetivo hacía una nueva víctima, en este caso el padre de la primera, activando toda la trama delincuencial, el cual comienza a recibir visitas en su domicilio y a ser abordado en la vía pública exigiéndole el pago de la deuda que su hijo había contraído, quien, bajo graves amenazas comenzó a realizar diferentes pagos llegando a abonar hasta 10.500 euros, poniendo fin a la extorsión en el momento en que se produjo la denuncia.

Las investigaciones no están conclusas, siendo realizadas por agentes de la Brigada de Policía Judicial de Linares.

Comisaría de la Policía Nacional de Linares

Comisaría de la Policía Nacional de Linares