La delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Teresa Vega, ha presentado hoy, acompañada por la coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Beatriz Martín, la campaña de sensibilización social contra la violencia de género en el ámbito educativo, que ha sido elaborada por madres y menores supervivientes de la violencia de género de la red de centros de atención integral y acogida del Instituto Andaluz de la Mujer.

“Esta iniciativa de la Junta de Andalucía, compuesta de material audiovisual didáctico para su uso en las aulas como proyecto coeducativo, prevé llegar a todos los colegios de infantil y primaria de la provincia jiennense en los que participarán 58.000 escolares, 5.000 docentes y unos 120.000 familiares”, ha señalado Vega.

En este sentido, la delegada de Igualdad ha apuntado que este proyecto, llamado “La tribu de Igu”, tiene como protagonista a un simpático monstruo de la igualdad y a un grupo de niñas y niños que le acompañan, y que invitan a todo el público a unirse a ellos. “Hablamos de una campaña muy especial, ya que ha sido elaborada por madres y menores supervivientes de la violencia de género, acogidas en nuestra red de centros de atención integral y acogida”, ha remarcado.

Asimismo, Teresa Vega ha destacado que la iniciativa consta de dos fases. Una primera de elaboración, en la que se ha trabajado con las víctimas acogidas, y ahora comienza una segunda de difusión del resultado, la campaña en sí, que constará de 10 microvídeos para redes sociales, 15 memes (mensajes en redes) coeducativos y 15 imágenes para redes (GIFs), además de 1.000 kits coeducativos compuestos por pegatinas, agendas escolares, bolsas de tela y postales.

“La tribu de Igu” prevé llegar a la población acogida en el servicio de atención integral de la Junta de Andalucía para impulsar la transformación de transformación del papel de víctimas a convertirlas en agentes de cambio de la sociedad.

Por su parte, la coordinadora del IAM ha indicado que para las víctimas que han participado en el proyecto ha sido muy importante que estas hayan contado las historias de las que han sido protagonistas. “Las víctimas, cuando abandonan su entorno, llegan a un sitio nuevo que se convierte en unos días en un sitio posible, en un sitio positivo en el que aprenden a vivir de una manera distinta”,

En esta línea, Martín ha agregado que las víctimas comienzan a tener responsabilidades que antes no tenían y que ahora tienen. “Además de tener nuevas responsabilidades que en su entorno anterior no tenían, tenemos que destacar, sobre todo, que viven en un clima de normalidad, calma y paz absoluta”, ha resaltado.

Participantes en el proyecto
Un total de 2.507 personas, 1.231 de ellas mujeres y 1.276 menores, han participado durante meses en talleres lúdico-educativos, actividades de psicoeducación y deconstrucción del amor romántico, donde madres e hijas han aportado de manera conjunta sus soluciones creativas ante la realidad social sexista. Este trabajo ha dado como resultado un libro viajero coeducativo, que ha recorrido las casas de acogida de nuestras ocho provincias, y que contiene dibujos y mensajes de las propias personas acogidas con una visión crítica e igualitaria.