El Colegio San Joaquín de nuestra ciudad ha lanzado su proyecto “Directo al corazón”. Con esta iniciativa se pretende convertir el centro en un espacio cardioprotegido, a través de la compra de un desfibrilador que pueda ser empleado ante un eventual paro cardíaco de algún miembro de la comunidad educativa.

Para poder sufragar el gasto que esto supone, se han puesto a la venta unas pulseras, las llamadas “pulseras corazón”. Se pueden adquirir en la secretaría del Centro, llamando al 953 650 114 o escribiendo un mensaje privado a través del perfil de Facebook. Su precio es de solo 2 euros y se dispone de dos tamaños.

La iniciativa ha surgido del AMPA del colegio y ha contado con el apoyo incondicional del centro desde el primer momento. Un pequeño gesto, sin duda, con el que se pueden salvar vidas.

 

 

Cartel