Un buen susto se llevaron estos paseantes cuando se cruzaron con un caimán, reptil habitual en la zona, pero en esta ocasión de unas dimensiones exageradas. El momento fue inmortalizado por un grupo de fotógrafos en “Circle B Bar Reserve” en el condado de Polk, Florida, EE.UU.