Portada Categorías Opinión EPIFANÍA

EPIFANÍA

Hoy es el Día de Reyes, y en este día y porque me coincide, tengo que seguir hablando de las efemérides porque todos estaréis con los regalos y con los niños y niñas tan coloristas y contentos. Ya no sé si todavía se pone el zapato en el balcón y se acostarán pronto y se levantarán a los amaneceres, creo que en muchos casos sí pero depende de las familias, como en todo. Tampoco sé si se deja algún libro, de esos que también permanecen y que algunos atesoramos. Yo, como soy ya la última de la fila, se me permite todo y suelo regalar cosas imperecederas. Este año a mis dos niños, y son pequeños, les he dejado una edición preciosa de Platero, que bien me hubiera gustado para mí, como el año pasado una edición entrañable de El Principito y así año a año tendrán cuentos clásicos, de los que no pasan. De momento los dibujos les harán familiarizarse con el burrito pequeño, peludo y suave y con el niño venido de otro asteroide y que estaba preocupado por su rosa. Yo lo hago, ya tienen juguetes y artilugios de los demás y me parece muy bien, también yo tuve esa época, pero los libros permanecen. Al menos eso espero.

Sin embargo me preocupa que la mayoría de los niños y niñas tendrán un móvil, ya todos tenemos un móvil y no es que esté en contra porque es algo muy útil, pero para los niños no. Se ha dicho que hasta los 16 años no se les debe regalar uno a no ser que sea sólo para llamar. Pero a ver quién aguanta todos estos años que les quedan dando la tabarra de que quieren un móvil en condiciones, porque ¿para qué necesitan ellos llamar? Ellos quieren manejarlo, ver las múltiples aplicaciones para estar todo el día pegados a ellos y lo peor es que quien no tenga y sus amigos sí, se van a sentir mal, a no ser que lo tengan bien asimilado de las explicaciones de los padres. Estoy segura de que muchos padres y madres estarán tan orgullosos de haberles comprado un móvil de último modelo, me parece estarlo viendo. Y ya el día de reyes les tenemos incomunicados. Después lo tendrán siempre consigo, para la escuela, para comer, para dormir, para todo. Me imagino una escuela sin ruido humano, sólo el tic tic de los móviles, aunque espero que no. O lo tienen cerca por si pita de vez en cuando. Yo alucino cuando veo a parejas jóvenes, o menos jóvenes, sin mirarse, cada uno con su móvil, para estar más cerca que quién tienen al lado. Vamos que estoy segura de que después de hacer el amor, que ya se ha adelantado mucho en esto, cada cual coge su móvil y a otra cosa. Vamos es que estoy segura. Antes era el cigarrillo y no sé lo que es peor. En fin, que no parece que se aburran o se enfaden si tienen un móvil, si no lo tienen les da la sensación de estar vacíos. ¡Vaya tiempos estos!

No quiero dar la sensación de estar en contra de los avances porque lo veo bien aunque para mí los quiera poco o regladamente. Si los tiempos vienen así, habrá que adaptarse a los tiempos pero de una forma estructurada, con una utilización correcta, que no impida una educación personal e íntegra y unas vivencias para recordar. Si no es así nos encontraremos, ya está vigente, que los jóvenes ya no saben ni escribir correctamente, ni se conocen la geografía ni la historia, son unos analfabetos funcionales que da mucha pena. A mí me da el ataque cuando veo que no saben nada, que no tienen cultura, al menos la general. A lo mejor estoy muy antigua pero prefiero levantar los ojos y henchir el alma ante la belleza, que buscar un selfie en el que luego no saben ni donde han estado.

Pero bueno, cada cual intenta ser feliz con lo que tenga. Por eso os deseo que tengáis lo que necesitéis procurando que los demás también lo tengan. Menos mal que a cada generación le basta su propio afán.

Que tengáis un día alegre, que se terminan las vacaciones.

comparte!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Buffer this page
• Mujer y escritora. • Nació en Cantabria pero lleva más de 50 años viviendo en Linares. • Maestra y Directora del CEIP Santa Ana de Linares. Actualmente jubilada después de 40 años de docencia. • Articulista de opinión en periódicos de la provincia de Jaén. • Autora de numerosos relatos cortos, premiados en certámenes provinciales y regionales en los años 90. • Tiene en su haber dos libros de poemas y tres novelas. La primera de ellas, “La rebelión de las musas”, fue premio Diputación de Jaén 1999. La segunda, ”El rito del escorpión” fue publicada en 2008. En la tercera, “Susurros”, publicada el 21 de marzo de 2014, pretende rescatar del olvido y visibilizar a las mujeres de Linares. • Pertenece a colectivos culturales y organizaciones de mujeres a nivel local, provincial y regional. Actualmente forma parte de la Junta Directiva de Mujeres Vecinales de Andalucía y de Linares, dentro de la Federación de Asociaciones Vecinales Himilce de nuestra ciudad.

1 Comentario

  1. Mercedes, un excelente artículo. Copio y pego algunas frases aparecidos en “la información.com” hoy sábado en su misa de Epifanía. No tienen desperdicio.

    El Papa ha puesto de ejemplo a los Reyes Magos como espejo para los hombres del mundo de hoy en su discurso en la misa de la epifanía. Lo ha hecho porque fueron capaces de adorar al débil, de abrir su mente y creer en algo nuevo, de tener humildad y no saciarse con el poder. No se adoraron a sí mismos. Francisco llama a la humanidad a salir de su encierro, del culto al poder y el dinero, a salir del miedo al otro.

    La enseñanza de los Reyes Magos a los hombres de hoy

    “Los Reyes Magos reflejan la imagen de todos los hombres que en su vida no han dejado que se les anestesie el corazón”.

    “Los Reyes estaban abiertos a una novedad”.

    “Los Reyes Magos fueron a la periferia, a la frontera, a los sitios no evangelizados para poder encontrarse con su Señor”.

    “Ellos reflejan la imagen de todos los hombres que en su vida no han dejado que se les anestesie el corazón”.

    “Los magos sintieron nostalgia, no querían más de lo mismo. Estaban acostumbrados, habituados y cansados de los Herodes de su tiempo”.

    “Los magos pudieron adorar porque se animaron a caminar y postrándose ante el pequeño, postrándose ante el pobre, postrándose ante el indefenso, postrándose ante el extraño y desconocido Niño de Belén”.

    Por qué el mundo necesita la nostalgia de Dios

    “La nostalgia de Dios nos saca de nuestros encierros deterministas, esos que nos llevan a pensar que nada puede cambiar”.

    “Es la actitud que rompe aburridos conformismos e impulsa a comprometernos por ese cambio que anhelamos y necesitamos”

    “Tiene su raíz en el pasado pero no se queda allí: va en busca del futuro”.

    Herodes, como ejemplo del poderoso de hoy y del desconcierto del mundo

    “Herodes tuvo miedo, quedó desconcertado. Dormía bajo la anestesia de una conciencia cauterizada”.

    “Es el desconcierto que, frente a la novedad que revoluciona la historia, se encierra en sí mismo, en sus logros, en sus saberes, en sus éxitos.

    “Es el desconcierto de quien está sentado sobre su riqueza sin lograr ver más allá”.

    “Es el desconcierto que brota del corazón de quién quiere controlar todo y a todos”.

    “Es el desconcierto del que está inmerso en la cultura del ganar cueste lo que cueste”

    “Es la cultura que sólo tiene espacio para los vencedores y al precio que sea”.

    “Es un desconcierto que nace del miedo y del temor ante lo que nos cuestiona y pone en riesgo nuestras seguridades y verdades”.

    “Y Herodes tuvo miedo, y ese miedo lo condujo a buscar seguridad en el crimen”.

    Los Reyes Magos supieron a quién debían adorar y por qué

    “Es de esperar que el rey sea venerado, temido y adulado, sí; pero no necesariamente amado”.

    “Esos son los esquemas mundanos, los pequeños ídolos a los que le rendimos culto:el culto al poder, a la apariencia y a la superioridad. Ídolos que solo prometen tristeza y esclavitud”.

    “Lo que ellos buscaban no estaba en el palacio sino que se encontraba en otro lugar, no sólo geográfico sino existencial”.

    “Un Dios que quiere ser amado, y eso sólo es posible bajo el signo de la libertad y no de la tiranía”.

    “Este Rey desconocido pero deseado no humilla, no esclaviza, no encierra”

    “La mirada de Dios levanta, perdona, sana”.

    “Dios ha querido nacer allí donde no lo esperamos, donde quizá no lo queremos. O donde tantas veces lo negamos”.

    “En la mirada de Dios hay espacio para los heridos, los cansados, los maltratados y abandonados: que su fuerza y su poder se llama misericordia”.

    “Qué lejos se encuentra, para algunos, Jerusalén de Belén”.

    “Herodes no puede adorar porque no quiso y no pudo cambiar su mirada”.

    “No quiso dejar de rendirse culto a sí mismo creyendo que todo comenzaba y terminaba con él. No pudo adorar porque buscaba que lo adorasen”.

    “Los sacerdotes tampoco pudieron adorar porque sabían mucho, conocían las profecías, pero no estaban dispuestos ni a caminar ni a cambiar”.

    2

    0
Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso