Un año más, y como es tradición en la Navidad linarense, distintos colectivos y particulares de la ciudad montan sus “belenes” en distintos puntos para disfrute de autóctonos y visitantes.

Es el caso del Belén de la Hermandad de la Virgen de la Cabeza, que este año, como novedad se encuentra situado en el interior del antiguo Palacio Municipal.

Como sucede año tras año, los protagonistas de este Belén los los automatismos mecánicos que dan movimiento a muchas de sus piezas.