“Indignación”, esa es la palabra que define al sentir de muchos linarenses tras la aparición, totalmente destrozada, de la imagen  “Niño Jesús” del Nacimiento que hay situado en el altar del Santuario de la Virgen de Linarejos. Un acto vandálico que para mayor retorcimiento tuvo lugar en la mañana del mismo Día de Navidad, el 25 de diciembre.

Desde la institución que agrupa a las Hermandades y Cofradía de la ciudad de Linares, han manifestado su más enérgica condena por el ataque “cobarde e injustificado hacia uno de los símbolos más importantes de nuestra fe”, exclaman. Consideran que el Niño Jesús representa “la esperanza y la paz del mundo para los católicos”, por lo que consideran este hecho como un “atentado que va más allá del simple robo y destrucción de una imagen”.

Imagen del Nacimiento antes del ataque

Imagen del Nacimiento antes del ataque