La delegada del Gobierno, Ana Cobo, ha asistido, junto con el delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Juan Eugenio Ortega, el alcalde de Linares, Juan Fernández, el alcalde de La Iruela, José Antonio Olivares, y la directora conservadora del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas, Teresa Moro, al paso del ganado trashumante por la localidad de Burunchel, que pertenece al municipio de La Iruela, y en el que han participado escolares de los colegios “Los Arrayanes” de Linares y  “José García Laínez” de La Iruela para conocer las características de la actividad de la trashumancia. Más de 1.000 ovejas y una veintena de cabras procedentes de Santiago de la Espada realizan estos días la trashumancia, el paso de las dehesas de verano a las de invierno, hacia Sierra Morena.

“La trashumancia todavía supone una importante repercusión económica para los pueblos de la provincia jiennense que con la puesta en marcha de medidas como la Indicación Geográfica Protegida del cordero segureño permite, a través de la generación de riqueza, fijar la población en el territorio y promover la conservación de la biodiversi-dad”, ha destacado la delegada del Gobierno, Ana Cobo.

Durante esta actividad, que está incluida en el programa de cele-bración del 30 aniversario del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas, la delegada ha señalado que los alumnos linarenses e irolenses han conocido de primera mano, a través de la charla de los pastores, Francisco y Doroteo Valle, las características de la actividad de la trashumancia.

Desde finales de noviembre, los rebaños parten de los pastos del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas hacia El Condado y Sierra Morena para permanecer en zonas más templadas hasta comien-zos del mes de mayo. Esta travesía discurre por municipios como San-tiago-Pontones y La Iruela para llegar a Sierra Morena, en este caso a las inmediaciones de la presa del Guadalén.

Ganadería trashumante
La red andaluza de vías pecuarias constituye un legado patrimo-nial e histórico de gran valor que a día de hoy continúa teniendo utilidad, ya que los rebaños siguen usando las cañadas, cordeles y veredas para trasladarse, y los descansaderos y abrevaderos para reali-zar sus paradas.

En los últimos años, la trashumancia ha experimentado un nuevo auge de interés desde el punto de vista social y económico, pues, además de una apuesta por la tradición andaluza, supone un ahorro para los pastores al desplazarse a pie en lugar de utilizar vehículos motorizados.

La mayor parte de los ganaderos trashumantes que transitan las sierras de Cazorla, Segura y Las Villas residen en los municipios de la zona, destacando Santiago-Pontones con aproximadamente el 50 por ciento del total de la cabaña trashumante de este territorio.

trashumancia-con-escolares-en-burunchel-i-09-12-16

Trashumancia con escolares en Burunchel