El día 22 de noviembre FSG y PARAJ celebraron el “Día de los Gitanos Andaluces”, a través de un acto muy emotivo en el que se abordaron temas de especial trascendencia, como son la igualdad de trato y la lucha contra la discriminación hacia la Comunidad Gitana. En este sentido, se presentaron varias líneas de actuación:

  • La campaña #ElTatuajeQueMásDuele ha conseguido que la sociedad se solidarice con la comunidad gitana, logrando llegar a más de 35 millones de personas a través de Twitter, gracias al apoyo de numerosos famosos (periodistas, artistas, políticos…) y miles de personas más desde España y otros países. Una joven gitana madrileña, asumió el reto de ser tatuada con la frase “Soy Gitana y no soy de Fiar”, como acto de protesta contra el rechazo y la discriminación que sufren los gitanos y gitanas en España
  •  El informe anual de discriminación: La Fundación Secretariado Gitano lleva 12 años documentando en un informe anual numerosos casos de discriminación que afectan a gitanos y gitanas de toda España y que representan una pequeña parte de los casos reales, porque la comunidad gitana muchas veces no es consciente de la discriminación que sufre; la asume y no denuncia. Sheila Carmona, Técnica de Igualdad de la FSG Linares señala que todavía hablamos de una discriminación cotidiana, que pasa desapercibida para la sociedad mayoritaria, pero que afecta a miles de personas cada día. Por ejemplo, a la hora de alquilar una vivienda, entrar en un local de ocio o acceder a un empleo, sin pensar en el impacto que estos actos tienen en la vida cotidiana de las personas gitanas, limitando su desarrollo personal, educativo y laboral. Se trata de una barrera en el ejercicio de los derechos como ciudadanos y ciudadanas de pleno derecho.
  •  Puesta en marcha de CALÍ, por la igualdad de la Mujer Gitana, un nuevo programa, desarrollado por la mencionada técnica de igualdad Sheila Carmona, cuyo objetivo es mejorar la integración socio-laboral de personas pertenecientes a colectivos vulnerables, en particular la mujer gitana, a través del fomento de la igualdad de oportunidades, la igualdad de género y de la lucha contra toda forma de discriminación, con especial atención a la discriminación múltiple que sufren las mujeres gitanas y las víctimas de violencia de género.Este programa supone una gran oportunidad para la FSG en la medida en que nos permite ampliar la intervención que ya lleva a cabo generalmente basada en los ámbitos del empleo y la educación, al ámbito de la promoción de la igualdad (igualdad de género, igualdad de oportunidades e igualdad de trato). Con la incorporación de perfiles nuevos en los equipos (Técnicas de Igualdad, principalmente mujeres gitanas), a medio plazo el programa permitirá:
  • Reforzar el trabajo de promoción de la mujer gitana a través de itinerarios de promoción socio-personal y prelaboral.
  • Luchar contra la discriminación y por la defensa de derechos a través de la identificación de casos de discriminación y vulneración de derechos, y de asistencia a las víctimas.
  • Intensificar el  trabajo de sensibilización e incidencia en la promoción de la igualdad en todos sus ámbitos.

En definitiva, se trata de la puesta en marcha de un proyecto que busca la promoción de la mujer gitana a todos los niveles, no solo el laboral si no también una mejora en su ámbito personal y social.