El PP ha votado en contra de una iniciativa socialista en el pleno de la Diputación de Jaén para mejorar la red ferroviaria, exigir inversiones, apoyar el Corredor Ferroviario Central y pedir que se restituyan los servicios de trenes que el Gobierno de España ha suprimido en los últimos años. Para ello, según el diputado socialista José Castro, los diputados populares “han tenido que buscar excusas poco menos que en la época de los visigodos, porque han tenido que echar mano del gobierno de Felipe González para justificar una posición a todas luces injustificable”. “Sólo hay que ver en qué situación ferroviaria se encuentra la provincia”, ha añadido.

Aún con el voto en contra del PP, el Grupo Socialista ha sacado adelante una moción que busca reactivar la apuesta ferroviaria por la provincia y “volver a meter a Jaén en un mapa de relevancia tanto en el transporte de viajeros como de mercancías”, tal y como ha señalado Castro, quien ha puesto de relieve que esta situación se ha agravado especialmente “por el ostracismo en el que el Gobierno de Rajoy ha metido a la provincia en los últimos cinco años”.

En base a esta moción aprobada, la Diputación instará al Consejo Económico y Social de la provincia a crear una ‘Mesa del Ferrocarril’ que evalúe la situación del transporte ferroviario en Jaén, a la misma vez que exigirá al Ministerio de Fomento que acelere las inversiones pendientes en la conexión de altas prestaciones Jaén-Madrid, así como a impulsar los trámites administrativos para las líneas Jaén-Córdoba y Jaén-Granada.

Especial hincapié ha hecho Castro en la falta de apoyo del Gobierno de Rajoy por las inversiones en el Corredor Ferroviario Central, “que pone en serio peligro el eje logístico de Linares, Andújar y Bailén en la provincia”, ha añadido.

Para justificar su postura, “el PP ha echado mano de decisiones del Gobierno de Felipe González, pero si ha habido un partido que ha apostado por el ferrocarril en Jaén ha sido el PSOE”, y ha detallado una batería de medidas e inversiones llevadas a cabo por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero como la licitación de la conexión Jaén-Madrid con más de 117 millones de euros de inversión y que luego paró el gobierno de Rajoy, o el impulso a las líneas Jaén-Córdoba y Jaén-Granada, que estaban en estudio de alternativas de trazado en el primer caso y en estudio de viabilidad en el segundo, “y que cayeron en saco roto en el mismo momento en el que Rajoy pisó la Moncloa”.