Las dos primeras palabras de este escrito sirven para designar a uno de los muchos programas abominables de famoseo que inundan nuestros lamentablemente parejos medios de in-comunicación. Hablo de un espacio que se emite en tele pública que pagamos en Andalucía que ha duplicado su emisión en tiempo de gran audiencia. Claro que ejemplos de estos tenemos en cualquiera otra que sintonicemos, sea pública o privada. Sí. Digo, lo más alto y claro que puedo, que el conjunto cadenas de televisión de este país ofrecen una programación que en lo esencial atenta en contra de la libertad de información y de la inteligencia de la ciudadanía.

Como no es la primera ni será la última vez que abordo el asunto, trato de puntualizar que hoy no hablamos de informativos, si es que algún contenido que salga en antena se puede escaquear de tal condición. En su momento analizamos las triquiñuelas que se utilizan para contar “las noticias sin decir la verdad” que dice algún humorista que intenta parecer que nos coloca otro mensaje. Hoy hablamos del famoseo y del entretenimiento, principalmente a costa de las tribulaciones de la vida de personas con valores al menos discutibles. Por supuesto….. faltaría más que cada quien tiene derecho de entretenerse como le apetezca. Lo que vuelvo a traer aquí y, no como primera sugerencia, es la cultura ambiente que el personal adulto elige para sí y, de camino, propicia para las criaturas que pululan en el entorno. No me voy a extender describiendo los valores y aportaciones sociales y culturales que ofrecen para menores personajes Belén Esteban o Kiko Rivera. De esas cuestiones tendrían que encargarse varias instancias de la sociedad y autoridad.

Hoy tiene sentido el que consideremos como se manipula a la opimón pública y publicada sin olvidar en ningún momento lo anterior que no deja de atañernos como ciudadanía responsable. Tanto los informativos como los de famoseo se retroalimentan con avances de programación. De esta manera lo que el noticiario adelanta, el programa de famoseo nos promete tratarlo con todo lujo de detalles y siete kilos de morbo. Así desviamos atención del servicio informativo principal en beneficio de la carnaza. De esta manera, como explicamos en “La manipulación informativa según Chomski” lo que puede ser importante para la ciudadanía pasa a un discreto segundo plano. Por contra un hecho socialmente intrascendente puede ser noticia de portada que acabará tapando a lo que es relevante para la población en su conjunto. Se pueden argüir ejemplos diarios con en su caso hicimos siguiendo a don Noam. Hoy nos contentamos con dos recientes y casi simultáneos.

Mientras las teles nos estaban aplicando el truco de “cocer la rana” tras la felipista destitución de Sánchez como secretario del PSOE, para ir aplacando poco a poco la lógica indignación de la militancia socialista y la ciudadanía engañada, dos noticias con trampa y morbo.

“Piqué se corta las mangas con la bandera” y “Un internauta anónimo desea la muerte de un niño con cáncer por su afición taurina”. Las redes y lo noticiarios echaban humo si reparar ni en el origen ,ni la veracidad , ni en la intencionalidad de tales bulos-noticias. Veamos por partes cada caso.

El futbolista catalán Piqué, que en otras ocasiones ha podido suscitar polémica, en este caso se cortó las mangas de la camiseta de la selección española que no tenía bandera. Cuando la propia selección emitió un comunicado puntualizando lo anterior, los medios des-informativos tuvieron que rectificar de manera inadecuada. La polémica ya había cumplido su objetivo de enturbiar la información con el morbo separatista. Indagando se ha sabido que la noticia surgió de M.A.Rguez., periodista que había sido portavoz del gobierno de Aznar.

En una corrida de toros los matadores agasajaron a un niño aficionado enfermo de cáncer. Más allá de cumplir la discutible actitud de la familia haciendo que se difundiera por los medios la ilusión del niño, se entró en el morbo de toros si-toros no. Las redes y los noticiarios volvieron a echar humo sacando de sus cauces tal evento y la condenable declaración anónima de alguien anti taurino que se pronunció en contra de la vida del niño. Ésta se difundió a bombo y platillo, no así el comunicado de PACMA (antitaurinos) que condenaron dicho pronunciamiento. Por otro lado, el periodismo ha perdido otra magnífica ocasión para sacar a los niños de la polémica taurina. Dar difusión al anhelo de este niño o al toreo de Rivera Ordoñez con bebé en brazos no ayuda ni a los propios niños, ni a la cultura, ni por supuesto al mundo de los toros. ¡Periodismo cañí!

Hoy, jueves 27, escribo lo presente en vísperas de la reunión del Comité Federal, a quienes debiera representar y el país en conjunto se supone que estarán ya como la rana: “cocida sin salida”