Portada Categorías Opinión En la taberna del Francis

En la taberna del Francis

Al comienzo de cada tarde, antes de que sean las dos, bajo a la taberna del Francis. Cuando el sol deja que en la puerta de la taberna se instale una sólida sombra, Francis coloca cuatro o cinco veladores, de los que uno, a esa hora, casi es de mi propiedad. La gente en Córdoba suele hablar gritando, como en Linares, pero con voz más potente, de modo que, quieras o no, tienes que enterarte de lo que se habla. — Aclaro que aunque sigo viviendo en Linares, por una coyuntura que no viene al caso, ahora, estoy en Córdoba –. En la taberna se habla de todo, pero, en el interior, al fondo de la barra, asienta su codo un colega, de la misma hora, que ineludiblemente habla de política. Hoy ha sentenciado, porque en Córdoba es que se sentencia mucho hablando, que no se dice que las cosas pueden ser así o pueden ser asao, sino que se dice que las cosas son como tienen que ser, o sea, así. Y dicen como son sin que veas posibilidad de plantear alguna contradicción o alternativa porque es mucha la potencia de su voz y de su seguridad y uno, que ha ido a tomarse un moriles a la sombra de la puerta del Francis, no se hace con arreos bastantes para contradecirle ni hacerle advertencias. Pues vamos al caso que, hoy, decía el colega que lo del PSOE no es cosa de política ni cuestión de beneficio o perjuicio para el país, porque si fueran socialistas entenderían que el bien de los españoles estaría en impedir que gobernara Rajoy, pero que en lugar de ver cómo le cortan el camino a su gobierno lo que han hecho ha sido organizar tal follón que ahora Rajoy se anda diciendo que consentirá que le voten sin exigirles nada a cambio. Y, al llegar a este punto, al amigo se le subían los decibelios y gritaba ¡joder, es que se te hace la polla un lio!, ¡es que le votan al tío y resulta que es un favor que el tío hace a los socialistas! – Hombre, le dice uno, ya sabes que en política todo es un lío. – No es tanto lío. — ¿Qué? — Que no es tanto lio. – Pa mí sí lo es. – Pues yo lo tengo claro. – Qué tienes claro? – Que es mejor que gobierne Rajoy, provisional, con las manos atadicas, que con la espada de mando, pinchando en un lao, cortando en otro, aspirina para unos, lasquitas de jamón bellotero para otros, el cachondeito de siempre. – Pero es que los que saben dicen que ganaría las elecciones¡ — Coño, pues si lo votan, con su pan se lo coman, será que los de izquierdas son todavía peores. — Pero… — Pero qué? – Que no entiendo na. – Pues yo si. – Qué? — Que al infeliz de Pedro Sánchez le han echao en cara que está perdiendo todas las elecciones, cuando todo el mundo sabe que el PSOE estaba ya perdío y él lo que ha hecho ha sido aguantarlo vivo dando un poquito de esperanza a los militantes. – Entonces por qué organizan ese follón para echarlo? – Eso no lo han organizao los militantes, y lo que yo creo es que el tal Sánchez, que no tiene antecedentes “penosos”, ha conectao con ellos y si le dan oportunidad de hacerse fuerte, los nobles barones que controlan la tramoya, pudiera ser que perdieran el control, y de resultas, el empleo. – No te parece demasiao fuerte eso que dices? – Ni fuerte ni flojo, es como yo te digo. — ¡¡Ya…!! Sonó el ¡ya…! como un disparo y me espabiló. Miré el reloj, y no me quedó otra que, presuroso, volver a casa.

2 Comentarios

  1. Hay que partir de que España es un país de analfabetos funcionales sin tradición democrática. La consecuencia es que a la mayoría de los ciudadanos lo común se la trae al fresco, de otro modo no se explica la continua y extensa corrupción, legal e ilegal, que nos azota y que no es nueva, si miramos la reciente historia. Así como el auge de extremismos de recetas simples, que prometen el paraíso por la vía de los bemoles.
    Los socialistas no quieren entender los motivos que llevan a los ciudadanos a darles la espalda, les ha entrado una especie de amnesia colectiva que les impide recordar los frutos de su última gestión a las riendas del país. Con la intención de levantar cabeza la mitad del psoe se ha apuntado al populismo ignorante ahora en auge dada la gran clientela. La otra mitad se resiste porque entiende que la medicina sería peor que la enfermedad. Porque entienden que fracturar el país, lejos de resolver las desigualdades las aumenta, y porque sustituir las urnas por asambleas de amiguetes, o el parlamento por un tribunal constitucional nombrado a dedo, no nos convertiría en un país más libre, justo y democrático.

    1

    1
Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso