La portavoz de Igualdad del PSOE en el Senado, la linarense Laura Berja, critica al PP por “vender humo” con una moción “vacía de contenido real” sobre la necesidad de alcanzar un Pacto de Estado para luchar contra la violencia de género, que se queda, a su juicio, en “una mera declaración de intenciones”.

Berja afirma que el Pacto de Estado sobre violencia de género “debería estar en la primera página de las agendas de los partidos políticos” y recuerda que el PP ya votó no a una propuesta similar hace un año en la Cámara Alta, por lo que considera que “su carácter oportunista no conoce límites”.

Por todo ello, exige al PP que se comprometa con la asignación de un presupuesto real a estas políticas y que no se mantenga “de espaldas a las Cortes Generales, de espaldas a la ciudadanía y, tristemente, de espaldas a las mujeres”. La senadora por Jaén indica que más de 800 mujeres han sido asesinadas desde el año 2003 y asegura por ello que “no se puede permanecer impasible”. “Hay que responder de forma contundente contra la violencia de género y debemos dar respuestas”, añade. Así las cosas, el Grupo Socialista ha propuesto una serie de enmiendas “irrenunciables e imprescindibles” en un gran Pacto de Estado contra la Violencia de Género dirigidas a prevenir la violencia: educar, sensibilizar, formar, profesionalizar.

A su juicio, es imprescindible reponer las partidas presupuestarias que se han venido recortando en los últimos años y dotar suficientemente todos los recursos destinados a la prevención y a la asistencia social de las víctimas de violencia de género, dependientes tanto de las comunidades autónomas, como de los servicios de proximidad de los Ayuntamientos. A tal efecto, es imprescindible que se multiplique, al menos por 5, la partida destinada a la Delegación del Gobierno para la violencia de género.

Berja también hace hincapié en las “lagunas” de la propuesta del PP y menciona la ausencia total de alusión a las mujeres que retiran la denuncia por miedo, a las políticas abandonadas sobre la intervención de los Ayuntamientos en el trabajo de prevención y protección de las mujeres, y a la precariedad de los programas para prevenir, proteger y reparar el daño a menores.

“Para los socialistas, este Pacto de Estado es una cuestión de prioridad política y, por lo tanto, de prioridad económica”, apunta Berja, quien añade que el PP sigue sin priorizar la lucha contra esta lacra y ha recortado en el presente año 1 millón de euros con respecto a los presupuestos de 2015 en la partida de Igualdad de oportunidades. “La única forma de combatir la violencia de género es invirtiendo en igualdad de oportunidades porque una educación igualitaria es una educación preventiva”, apostilla.

Por otra parte, reivindica la “herencia socialista” y recuerda que España tiene una ley de medidas de protección integral contra la violencia de género, impulsada por el PSOE, “que ha sido premiada internacionalmente y por la que no vamos a consentir ningún retroceso legal en lo relativo a la vida y la libertad de las mujeres”, concluye.