El próximo lunes, 16 de mayo de 2016, se inauguró en el IES Reyes de España, con la presencia de la Concejala delegada de Igualdad del Ayuntamiento  de Linares, Carmen Domínguez Carballo, una exposición de once paneles bajo el título “La socialización de genero a través del comic” de la que es autora la profesora de Filosofía Nani Perez-Vico Jiménez.

Esta exposición ha viajado por diversos institutos de nuestra geografía andaluza en las provincias de Córdoba y Málaga.

En el vídeo de cabecera el profesor del IES Reyes de España, Juan Vicente Tapia Polo; y el vicedirector del centro, José Antonio Carabante, nos hablan de la importancia de esta muestra.

 

 

Alumnos viendo la muestra

Alumnos viendo la muestra

La mujer y la historia del cómic

La historia del cómic en nuestro país refleja la forzada imposición estatal del sistema capitalista. En dicho sistema, la producción mercantil es la meta, todo debe ser transformado en mercancía. Sin embargo, el trabajo que ha realizado la mujer entra dentro de un sistema de subsistencia, su meta es la satisfacción directa de las necesidades humanas, una reproducción directa de la vida. Crianza y educación de los hijos, cuidado de los mayores, elaboración de la ropa, alimentos, mantenimiento de la vivienda, agricultura, recolección, ganadería…todas estas actividades en el nuevo marco capitalista se menosprecian ya que el valor que se va imponiendo es el beneficio, no la satisfacción de la vida.

Por ello, el estereotipo que se quiere transmitir en la primera época del cómic es el de una mujer sumisa, simple apoyo del hombre-productor, eterna menor de edad y objeto mismo de consumo. Pero en realidad, la mujer de posguerra tienen poco que ver con esta imagen tan frívola que aparece en el cómic: “en ese momento la mujer estaba librando la más temible y sangrienta de la batallas: La de la supervivencia de ellas mismas y de sus hijos, abocadas a una vida de hambre y miseria por las condiciones infrahumanas en que se encontraban”

En una segunda etapa, a partir de los años 60, la mujer se representa como una superwoman: físicamente muy sensual, pero con un comportamiento típicamente masculino. La estructura económica necesitaba de la incorporación de la mujer a las fábricas, pero a la vez debía seguir manteniendo “sus tareas del hogar”. La incorporación de la mujer no puede ser al mismo nivel que el hombre, la liberación de la mujer sigue siendo incompatible con el desarrollo del capitalismo, en tanto que este es necesariamente desarrollo de miseria y desigualdades.

En el último periodo analizado, en el cómic de nuestros días, a veces aparecen (como algo excepcional) mujeres de carne y hueso, que nos quieren transmitir sus problemas, contradicciones, que nos llevan a reflexiones como la que realiza la profesora Pura Sánchez:

“No vendría mal preguntarse por qué a pesar de tantas campañas publicitarias sobre igualdad, de tantos mensajes desde las administraciones contra la violencia y las leyes siguen muriendo mujeres víctimas de la violencia machista. Porque en nuestra opinión, precisamente este hecho constatable e incuestionable, el de la muerte de mujeres, es el que pone en tela de juicio todo el sistema jurídico y político que arbitra soluciones ineficaces porque no ataca el problema de raíz. Este podría enunciarse así: tanto el estado como las leyes que promulga y las teorizaciones que promueve en instancias académicas y políticas se basan en un orden social, político, económico y simbólico de desigualdad que nos atañe en tanto que mujeres sociales. Mal puede, por tanto, el Estado combatir aquello mismo en lo que se fundamenta.”

Nani Pérez-Vico Jiménez – Profesora de Filosofía en el IES La Jara de Villanueva de Córdoba